Ver más de Internacional

La incertidumbre de los niños migrantes en Estados Unidos

Ciudad de México.- De acuerdo a una nueva resolución, la autoridad buscará arrestar a las familias que ingresen a Estados Unidos juntas, de tal suerte que tengan que pasar el proceso unidas. Pero lo anterior no resuelve la incertidumbre de cuándo se volverán a reunir los niños que fueron separados de sus familias y que rondan la cifra de 2,300.

 

Lo que se sabe es que las detenciones continuarán, pero buscan la no separación y según el decreto que el presidente Trump acaba de firmar decreta la unidad familiar, contrario a lo que ellos mismos habían asumido de forma anterior que afirmaba que son los mismos migrantes los que se ponen en la situación al cruzar ilegalmente el país.

 

Lo que no quedó claro es saber si algunas separaciones seguirán ocurriendo, ni tampoco se sabe cómo se reunirán los 2,300 niños separados.

 

Muchos de estos niños han sido enviados con familias y centros de acogida, lejos de la frontera México-Estados Unidos, como Michigan, Nueva York y Carolina del Sur, al ser designados como “niños extranjeros no acompañados”.

 

La incertidumbre se agudiza al ver que el decreto no aborda las familias que ya están separadas, ellas tienen la responsabilidad de encontrar a sus hijos bajo la custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

 

Bajo el programa de niños extranjeros no acompañados, se suelen contactar con sus familiares, sin embargo existe el pero de que el padre o la madre está en un centro de detención, por lo que la HHS no le devolvería sus hijos al no calificar como patrocinador dentro de las normas que la HHS señala.

 

A pesar de que a los padres se les ha dicho que continúen su búsqueda y comunicación vía telefónica, su estatus de detenidos les prohíbe recibir llamadas.

 

Los niños que se transfieren al HHS, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), se pueden retener hasta por 72 horas, y los niños que están ahí desde que entró en vigencia el decreto de Turmp, permanecerán ahí hasta que sus padres terminen sus procedimientos judiciales.

 

Los adultos detenidos a partir de ahora estarán bajo la custodia del Departamento de Seguridad Nacional y ya no entregados al Departamento de Justicia, al menos de que el niño esté en riesgo o el padre represente un peligro para él.

 

Se establece ahora que las agencias federales, empezando por el Departamento de Defensa, debe empezar a preparar los posibles lugares a donde se albergarán a las nuevas familias migrantes.

 

Las condiciones actuales estableen más camas para adultos solteros que de familias, porque requieren condiciones especiales, ya que, con unas miles de familias detenidas al mes, es suficiente para que al retenerlas se cargue a los recursos gubernamentales.

 

El decreto también establece que, se resuelvan los casos de migración de la forma más rápida posible, por lo que mientras se les establece una fecha de audiencia a las familias con un argumento potencialmente válido podrán trabajar y vivir en Estados Unidos mientras llega su fecha de audiencia.

 

Con el fin de agilizar los problemas migratorios y resolver su estatus como de deportación o de legalización, se dio la orden de dar prioridad a los casos que involucren “familias detenidas”, en teoría, poniéndolas en primer lugar en asuntos por resolver de la corte. En teoría.