Monitor Nacional
2018
En Contexto | Fernando Suárez
14 de septiembre de 2015 - 3:58 pm
BeltronesAnaya-MN
La política necesita de caras nuevas, y no solo caras también fondos y formas de hacer política, la juventud política tiene que levantar la mano

Los Partidos Revolucionario Institucional y Acción Nacional, principales fuerzas políticas en el país, enfilaron ya el camino rumbo a la sucesión presidencial de 2018, al renovar sus respectivas dirigencias nacionales.

Apegados a lo que señalan los estatutos del tricolor, respaldaron al aún diputado federal Manlio Fabio Beltrones como cabeza de una planilla de unidad, lo que representó una buena jugada del presidente Enrique Peña Nieto, dejando ver al nuevo PRI.

Originalmente, el candidato del Mandatario era Aurelio Nuño, joven político académicamente preparado que ocupa la Jefatura de la Oficina de la Presidencia de la República, pero sin la carrera política, partidaria ni legislativa que ha acumulado Beltrones Rivera.

Eso fue aprovechado por una corriente priista que se fue en contra de Nuño Mayer que, al carecer de los requisitos señalados en los estatutos, fueron suficientes para que Peña Nieto diera marcha atrás, optando por sacrificar a su delfín y apoyar al experimentado político sonorense, el viejo PRI.

Beltrones Rivera cuenta con un amplio currículum en la política y en la administración pública, por lo que su arribo a la dirigencia nacional del PRI lo ubica como uno de los prospectos a la candidatura presidencial en 2018, Dios nos libre.

Tiene ante sí una responsabilidad como dirigente del tricolor, principalmente las cuentas que deberá rendir en 2016, cuando se disputen 12 gubernaturas, de las cuales nueve están en poder del PRI, dos del PAN y una del PRD. Pronto empezará el derby político para ver quién gana más gobiernos estatales.

En cuanto al PAN, también se apresta para la contienda de 2018 tras la elección de Ricardo Anaya Cortés como líder nacional.

Si bien fue baja la participación de los panistas en su proceso interno y a pesar de que representa los intereses del grupo de Gustavo Madero, cuya actuación deja a un PAN  dividido y en calidad de perdedor en el país, Anaya Cortés es un político joven, que hasta ahora ha mostrado ser inteligente y buenas formas conciliadoras.

Tendrá también la oportunidad de fortalecer a su partido y a él mismo, si consigue ganar gubernaturas el año próximo, lo que le abriría el camino para que el PAN esté en condiciones de regresar a Los Pinos en 2018.

La política necesita de caras nuevas, y no solo caras también fondos y formas de hacer política, la juventud política tiene que levantar la mano y decir a los dinosaurios, tú ya tuviste la oportunidad, seguimos nosotros, pero eso si arrancar de raíz los vicios de la vieja energía política.

TAGS: , , ,