Monitor Nacional
7 hábitos que debes cambiar antes de dejar la Universidad
BienESTAR | Redacción
25 de septiembre de 2015 - 7:18 pm
universidad-Monitor Nacional
En el mundo laboral, los errores cometidos pesan más que una mala nota en la Universidad

Ciudad de México.- Al terminar la Universidad, aumenta el deseo de encontrar un empleo para conseguir mayor independencia; la sorpresa viene en la forma como gastarás el dinero. Quizás tu mayor ilusión sea tener solvencia para las fiestas, la bebida, la ropa, los accesorios y todo aquello que siempre has querido poseer en exceso.

Pero prepararse mentalmente para ingresar al mundo laboral no basta; los cambios de horarios, hábitos, el ambiente laboral y saber que los errores cometidos pesan más que una mala nota en la Universidad, pueden llegar a desequilibrarte. Por esta razón, te hablamos sobre algunos de los cambios que experimentarás en la búsqueda de tu independencia.

1.- Las fiestas: después de tener energía para las reuniones nocturnas durante los fines de semana y para llegar a las clases temprano, notarás algunos cambios con los años. Los horarios de trabajo en la oficina, el tráfico y el exceso de labores, pueden llegar a modificar tu vida social de tal forma que deberás elegir entre descansar y llevar una vida saludable o atender tus eventos sociales.

2.- Impuntualidad: en ocasiones los maestros establecían un tiempo de tolerancia antes de comenzar las clases; de tal forma que llegar unos minutos después de la hora no tenía consecuencia alguna. Pero en el ámbito laboral todo es distinto; incluso existen algunas empresas que piden a sus trabajadores checar su hora de entrada y salida con huella digital; de manera que las penalizaciones por llegar tarde, se traducen en descuentos económicos.

3.- Dejar todo para el último: las reuniones en casa de alguien para terminar algún trabajo final solían funcionar, incluso podías elegir no hacerlos; el problema es que en el trabajo no exista esa opción. Por esta razón, te recomendamos aumentar tu sentido de responsabilidad y establecer horarios para realizar lo que te piden. Recuerda que no solamente tu trabajo está en riesgo, tu vida profesional también lo está.

4.- Desvelarse: independientemente de si estudiabas por la mañana o por la tarde, las desveladas por las tareas se hicieron costumbre. Incluso durante las vacaciones, el desarrollo de este hábito resultaba útil para leer, ver series o terminar algún videojuego.  Además de que estos desajustes de sueño son poco saludables, pueden afectar tu rendimiento laboral a largo plazo.

5.- Hablar poco profesional: probablemente cuando pasabas por la adolescencia, decir groserías resultaba una actividad que te hacía sentir “grande”; pero con el paso de los años se vuelve un mal hábito profesional. Deja atrás la mala ortografía, las palabras rebuscadas y agrega a tu vocabulario palabras que no sean comunes.

6.- Redes sociales: aunque tienes la libertad de postear en Facebook lo que se te venga en gana; sería bueno que fueras más selectivo con lo que publicas en tu muro. En la actualidad, algunos empleadores revisan tus redes sociales para conocer un poco más de ti.

7.- No estar al día: las series de televisión, el cine, la música y los espectáculos son buenos temas de conversación; pero con el paso de los años, las personas que te rodean comenzarán a interesarse por la economía, los movimientos sociales, los cambios culturales y hasta por la literatura. Infórmate un poco de ello cada día.

Con información de eme de mujer

TAGS: , , , , ,