Ver más de Opinión

A diestra y siniestra

¿Qué significa en realidad ser de izquierda? ¿Qué significado le hemos dado? ¿Es correcto o incorrecto?

Etimológico izquierda del viene del término euskera: esku significa mano y kerros torcido; es decir, “mano torcida” o “mano torpe”. En antónimo derecho o mano derecha significa “recto” o “mano recta”. Es curioso cómo la derecha ideológica asume naturalmente el concepto de recto y la izquierda de torcido.

Por otro lado, tomando los sinónimos de derecha e izquierda, diestra, siniestra, también se da la misma correlación. Diestra connota a una persona con destreza y siniestra una persona negativa o incorrecta.

Es evidente que en el histórico reciente (por reciento quiero decir en los último cien años más cercanos) hay algunos malos ejemplos de izquierda,  como todo, dentro de la misma izquierda misma hay matices y diferencias. No es lo mismo la izquierda de Chávez y Maduro en Venezuela, que la izquierda en los países nórdicos.

Lo curioso es que el origen de la izquierda proviene de la Asamblea Nacional Constituyente de 1789 en Francia, donde quienes estaban a favor de mantener el poder absoluto del monarca se situaron a la derecha del Presidente de la Asamblea y los que estaban a favor de la soberanía nacional a la izquierda,es decir, la derecha conservadora y la izquierda popular.

En el mundo han habido varias corrientes que han ido y venido entre la izquierda y la derecha, pero ninguna visión ha funcionado del todo: El capitalismo explotador, la izquierda radical… Posturas extremas de visiones antagónicas disfuncionales, han ido dando pie a modelos más moderador, sin embargo en algunos países latinoamericanos, donde los gobernantes han abusado, robado e incluso aniquilado adversarios, las visiones se han vuelto a radicalizar. Entre otros, los discursos donde abundan calificativos como oligarquía, populismo, corrupción, etc…

Parecería tendencioso e injusto alinear a las corrientes de izquierda con la concepción igualmente discriminatoria y peyorativa de lo torcido, torpe o siniestro que traen consigo, más aún cuando se trata de la izquierda extrema.

Lugareños sufrieron los regímenes totalitarios posteriores ala Segunda Guerra Mundial que llevaron a sus países ala ruina o al borde de ella. Ya hemos vivido también algunos ejemplos de la izquierda extrema, sin embargo, de igual forma hay casos de gobiernos de izquierda que han probado ser funcionales, sobretodo cuando se mantiene íntegra la democracia.

El problema es que los gobierno totalitarios, tanto de izquierda como de derecha, han tenido que reducir e incluso eliminar las garantías individuales, con tal de sobrevivir.No obstante esa supervivencia viene aparejada con altos costos. Tanto la izquierda como al derecha llevadas al extremo han demostrado ser disfuncionales.

La cuestión aquí es si Andrés Manuel López Obrados (AMLO), con Morena,nos va a conducir a uno de esos extremos o no. Ya tuvimos una prueba de quien es López Obrador cono Jefe de Gobierno. Su gestión aunque haya tenido ciertos rasgos populistas fue bastante decorosa, sobretodo si la comparamos con ciertos gobiernos no solo desastrosos, sino escandalosos, con el de Duarte y el de Padrés.

Nadie quiere al López Obrador que cerró Reforma, si él gana por supuesto que no cerraría Reforma, lo preocupante de él y su estilo de izquierda es que nos llevaría a través de sus programas asistencialistas a tener una nación de pensionados y receptores de ayuda que poco o nada tienen que ver con la productividad.

¿Será que aquella Asamblea Constituyente que dio pie al nombre de la izquierda como corriente fue algo que sucedió por accidente? ¿O habrá sido diseñada por alguien a fin de darle el carácter de siniestro a esa filosofía de pensamiento y corriente antimonárquica?

Viene al caso el video del moje tibetano Thich Nath Hanh,quien habla de la mano izquierda y la mano derecha con mucha sabiduría.Él asegura que la mano derecha no tiene complejo de superioridad por tner la habilidad de escribir, y la mano izquierda no tiene uno de inferioridad al no poder hacerlo. Tampo la mano izquierda le toma rencor ala derecha cuando ésta en lugar de atinarle al clavo al martillar, no pide que se haga justicia al haber sido lastimada por la derecha por accidente; ni la derecha adquiere un sentimiento de culpa por haber fallado. Ambas manos se complementan entre sí; una y la otra conviven en armonía.

Por supuesto que la clase obrera se siente protegida por las propuestas de Morena. La clase empresarial que tradicionalmente había temido a López Obrador y a sus visiones en contra de ellos ha cambiado también en buena proporción esta postura.

En mi personal puntode vista, AMLO, por primera vez desde que está contendiendo, toma una acción que lo coloca como alguien presidenciable a los ojos de sus detractores. Reconoció implícitamente a Peña como presidente y pidió que actuar con fortalece ante Trump. Creo que eso le ha hecho ganar puntos ante quienes no lo veían viable.

La pregunta final es si nuestro país está lo suficientemente maduro, para que la izquierda, derecha y demás fuerzas políticas puedan trabajar en armonía como las manos del monje tibetano.

En conclusión todas las corrientes de pensamiento influyen en la construcción de una nación incluyente, próspera y armónica.

www.eduardoachach.mx

 www.eduardoachach.com