Monitor Nacional
A pedir de boca
Portada | Fernando Suárez
17 de agosto de 2015 - 4:59 pm
educación-Monitor Nacional
La desigualdad es, en sí, una forma de pobreza humana

La educación es el tema que une a las políticas públicas en el orbe mundial. En México llevamos años persistiendo en el entredicho de trabajar y estudiar para salir adelante.

No hay político o agenda política en el mundo, que no resalte a la educación como el principal instrumento del desarrollo económico y el progreso. Cita una frase de la declaratoria del reciente Foro Mundial de Educación 2015 convocado por la UNESCO, en Incheon, Corea del Sur: “Reconocemos que la educación es la clave para lograr el pleno empleo y la erradicación de la pobreza”.

Aun así, nunca el ser humano había convivido con tanta pobreza, segregación, criminalidad, corrupción y contaminación. Una descripción similar podría escribirse para México. Aunque la extrema pobreza parece estar disminuyendo en casi todas las regiones del mundo, todavía más de mil millones de personas viven con el equivalente a 1.25 dólares diarios o menos; el número de pobres crece, y la desigualdad entre pobres y ricos parece aumentar también. Pero vamos por el camino correcto.

Hace dos siglos años existía más equidad. La desigualdad es, en sí, una forma de pobreza humana. México destaca como una desigualdad enorme, acompañada de un buen grupo de países de América Latina; y Estados Unidos no está muy lejos tampoco de México.

Se incrementó la población de niños y jóvenes en las escuelas, aun así somos más desiguales. América Latina se mantiene como la segunda región con más inequidad del mundo. Es como si las escuelas se hubieran convertido en fábricas de pobreza y desigualdad. Tener a los niños en las escuelas no es suficiente.

A los problemas de pobreza y desigualdad debemos agregar los de liderazgo, crisis financiera y económica, lo cual bien pudiese ser nombrada la crisis del liderazgo y la ambición, esto dice que estar con una buena educación no significa ser éticamente responsables.

Hay un problema de liderazgo mundial pero también de liderazgo en México; si no pregúntele a Don Emilio. Permanecer en educación es sin duda mejor no estarlo; pero la falta de educación no es la principal causa de los grandes problemas nacionales ni mundiales. Es de considerar problemas como los estructurales, políticos, valores personales y económicos.

Referente a lo estructural están los dichos de pobreza y marginación; en lo cultural la falta de hábitos tendientes al aprendizaje; y en lo político, los asuntos de autoritarismo o supuestas democracias.

Es de considerar que los sistemas con los mejores resultados en alcance escolar en el mundo, son Shanghái en China y Singapur, siendo autoritarios, no democráticos. Creer que la política educativa actual en nuestro país nos sacará de todos estos problemas, es un espejismo; a menos que la política educativa adopte como suyas por ejemplo la política social, cultural y justicia.

“La educación es un medio para hacer retroceder la pobreza, la marginación, la ignorancia, la opresión y la guerra. Autor desconocido”.

TAGS: , , , , , ,