Ver más de Opinión

Aguas Profundas | Las consentidas

A lo largo de los sexenios del PAN, tres empresas se llenaron de contratos con Pemex Exploración y Producción; hoy una de ellas está desaparecida y las otras dos en graves problemas, más aún, una de ellas puede terminar rescatada abiertamente por el gobierno por medio de contratos que actualmente están en disputa.

La empresa que mejores contratos recibió en esas administraciones y que obtuvo mayores beneficios fue Oceanografía S.A. (OSA) con 33 contratos, 14% de todos los firmados y pagados, de acuerdo con los registros de subdirección de Procura de Petróleos Mexicanos, por un total de 21 mil 375 millones 447 mil 131 pesos, el equivalente a mil 68 millones 772 mil 356.57 dólares.

OSA se convirtió en una empresa enorme y con una gran influencia en las dos administraciones del PAN, suerte que cambió en esta administración en donde se vio involucrada en un fraude con facturas de Pemex en un sistema de factoraje que tenía con Citibanamex y que alcanzó los 450 millones de dólares.

Hoy el tema sigue vivo en tribunales, los barcos y los trabajadores están en problemas y el nombre de Miguel Alemán suena insistentemente como un comprador de lo que quede.

La segunda empresa con un monto interesante de contratos es TMM División Marítima que de acuerdo a la unidad de Procura tuvo 36 contratos, 16% del total otorgado, por seis mil 642 millones 511 mil 776 pesos, unos 328 millones 68 mil 826.32 dólares.

Actualmente la naviera no vive sus mejores momentos. Refinanció un bono de 550 millones de dólares con sus accionistas, cuyo vencimiento finalizaba en el 2030. Este bono representa 91% de sus pasivos y ahora busca reducir su deuda al eliminar 10 mil 440 millones de pesos bajo el programa de certificados bursátiles fiduciarios (diciembre 2017) derivado de la transferencia de los tenedores de certificados por el 85% de las acciones de TMM División Marítima.

Grupo Financiero Value, de Carlos Bremer, le inyectó capital, sin embargo, ya no ganan concursos importantes. La empresa intenta arreglar la crisis a través de sus contactos, quienes, supuestamente, los acercarían con los contactos del equipo de AMLO.

¿Apuesta TMM a sus influencias? Hoy su futuro depende de una licitación que están a punto de perder en Tabasco y que intentan cancelar para obtener una nueva posibilidad de sobrevivencia.

La otra gran consentida fue Representaciones y Distribuciones Evya, que en enero pasado se declaró en quiebra. Así es, después de consolidar 7% del total de los contratos emitidos por PEP, por cinco mil 251 millones, 180 mil 76.41 de pesos (262 millones 559 mil dólares actuales).

Avalon Marine, último nombre de la compañía, se quedó con un pasivo cercano a los 240 millones de dólares con el fondo Balck Rock y Unifin por 200 millones de dólares y también terminó enredada en un fraude de factoraje por 30 millones de dólares.

Por: Luis Carriles

mail: lcarriles@la-prensa.com.mx

Twitter: @luiscarrujos

Vía: El Sol de México