Monitor Nacional
Al cliente lo que pida
Sociedad en Movimiento | Lalo Renteria
19 de octubre de 2015 - 7:44 pm
Cliente-MN
“Nunca atiendas a tu cliente con mala cara; si NO te gusta tu trabajo ¡renuncia! “

Muy tranquilo mi domingo y de pronto tuve un antojo de papas, una película en casa y un descanso de todo aquello que significa escuela y trabajo. Los últimos fines de semana me he dedicado a cubrir eventos, realizar algunos diseños y a cumplir con esa obligación social que tanto me gusta, con los amigos.

El fin de semana una de mis queridas amistades vino de visita a la Ciudad de México; nos pusimos de acuerdo de inmediato con unos cuantos mensajes y alrededor de las 5:00 pm nos encontrábamos después de un largo tiempo. Debo confesar que en todos los años de vida que tengo, jamás  se me había ocurrido buscar un bar en el Centro Histórico.

Sin imaginarlo encontramos un lugar maravilloso, debo mencionarlo porque en la mayoría de los sitios a los que he acudido, siempre existe algún mesero o persona que brinda un pésimo servicio. Comenzaré por decir que la mesera que nos atendió se porto de una manera muy amable; una sonrisa todo el tiempo y sin duda el ambiente dentro del lugar era de cordialidad, alegría y gozo.

Siempre he dicho algo que a mi madre le molesta de sobre manera:

“Nunca atiendas a tu cliente con mala cara; si NO te gusta tu trabajo ¡renuncia! “

Me gustaría que todos aquello que se dedican a la atención al cliente lean este artículo; pues básicamente es para ellos. ¿Cuántas veces haz ido a un supermercado y el cajero te atiende con una mala expresión?

Cajeros, meseros, recepcionistas, choferes, entre miles de personas que nos dedicamos a dar un servicio, pasamos por muchos asuntos que pueden ponernos tensos o enojados; algunas veces el simple hecho de tener un mal día nos mantendrá con una cara inaguantable.

Cada vez que recibo un mal trato exijo una buena cara, por lo menos un trato amable; y de ahí surge mi dicho de exigir la renuncia  de aquel que no atiende bien a su cliente.

Me gustaría recordarles a las empresas que sin personas que compren sus servicios o productos NO tendrían ingresos. Por lo tanto es esencial que capaciten a su personal, que les dejen en claro que el cliente tiene la última palabra y que si nuestros compradores reciben un excelente trato vendrán de nuevo a nosotros.

Agradezco muchísimo el trato de las meseras del Don Batiz en Madero; no pretendo hacerles publicidad puesto que los precios NO son tan accesibles que digamos, simplemente quise contarles sobre una excelente tarde en un agradable sitio.

A todos aquellos que prestamos un servicio hay que tener siempre en mente que hay que tratar a nuestro cliente como nos gustaría ser tratados; y ya entrados en esto del servicio nos acordamos de viejo dicho que dice “no hagas lo que no quieres que te hagan”.

TAGS: , , ,