Ver más de Colectivo Masivo

Alcanzando la felicidad con un orgasmo al día

Ciudad de México.- Este 8 de agosto se celebra el Día Internacional del Orgasmo Femenino, fecha que busca conmemorar el momento de las relaciones sexuales en su máxima expresión en las mujeres.

Este homenaje fue una iniciativa de un concejal de Esperantina, un pueblo brasilero, hace 6 años. Parece que Armimateio Dantos le debía algunos favores sexuales a su esposa e instituyó la celebración en su comunidad. En este día, los habitantes de la localidad deben hacer un esfuerzo para hacer que sus mujeres lleguen al orgasmo. Y ahora, la curiosa celebración se esparció por otros países.

Cada mujer lo vive y expresa de manera diferente. El disfrutar de la sexualidad a través del orgasmo es un derecho de todos los seres vivos, sea varón o mujer. Y no hay porque sentirnos avergonzados por ello.

La respiración se entrecorta. El movimiento de caderas aumenta en un vaivén violento, como un sutil desenfreno. Las pupilas se dilatan, los pezones se endurecen y la piel se enchina, mientras cada poro de la piel se abre y el cuerpo enrojecido se entrega al clímax sin pensarlo. Las pulsaciones aumentan y las zonas del cerebro encargadas del control y la inhibición se desconectan, quedan en blanco ante la tórrida marea que persigue incesante al placer.

Se trata del orgasmo femenino, un fenómeno tan estudiado como incomprendido. En la cultura occidental, el placer de la mujer, suprimido durante siglos y subyugado a la excitación masculina, se convirtió en tabú a través de la religión: caracterizado como una fuerza maligna, el deseo de la mujer fue utilizado por el cristianismo como sinónimo de debilidad, presa fácil para la entrada de posesiones demoníacas, conocidas por su apetito sexual. El pecado original, culpable de la expulsión del ser humano del paraíso también se le atribuye al placer femenino, motivos suficientes para que el tema quedara clausurado en nuestra cultura hasta tiempos recientes.

Aquí algunos datos curiosos sobre el clímax femenino:

1. Si tienes problemas en alcanzar un orgasmo, no estás sola. En realidad, de acuerdo a estudios, una mujer de cada 3 tiene dificultades para lograr el clímax y el 80% no puede solo con la penetración. La estimulación del clítoris durante el sexo ayuda mucho. Pero también hay tratamientos médicos si lo que la mujer tiene es una disfunción sexual femenina.

Esta disfunción está relacionada muchas veces con ciertas condiciones -como diabetes, depresión o enfermedad de la tiroides- entonces para tener la capacidad de alcanzar un orgasmo, estas enfermedades se deben tratar.

2. Un orgasmo puede curar el hipo. Esto es mucho más divertido que tomar un vaso con agua o aguantar la respiración.

3. Muchas mujeres son capaces de tener múltiples orgasmos. El récord de orgasmos fue registrado por los doctores William Hartman y Marilyn Fithian -famosos investigadores del tema. Este fue de 134 en una sola hora.

4. El sonido de una mujer alcanzando un orgasmo hace que su pareja lo logre también. El 59% de las veces que durante una relación la mujer hizo sonidos de placer, el hombre tuvo un orgasmo. Solo el 2% de veces en las que la mujer fue silenciosa, el hombre llegó al clímax. Ese es el poder del sonido del orgasmo femenino.

5. Según el famoso libro `El simio desnudo’ de Desmond Morris, escrito el 1967, el orgasmo femenino hace que la mujer no solo tenga placer sino que se sienta exhausta y así se quede en posición horizontal, para que el semen no escape. Él también afirmó que el hecho de que para las mujeres sea difícil alcanzar el orgasmo con un hombre -mucho más que para un hombre- es selección natural.

6. Las personas que fuman tiene más orgasmos: No unos pocas, las personas que fuman tienen muchos más. Según estudios, los fumadores tiene un 109% más de posibilidades de tener orgasmos múltiples.

7. Ser activo políticamente: Las personas que son más apasionadas sobre los temas políticos, tienen más múltiples orgasmos y más orgasmos en general.

8. Fingir orgasmos no es algo que solo las mujeres hacen: 37% de los hombres encuestados en una investigación dijeron haber fingido un orgasmo alguna vez. Entre las razones más comunes que entregaron están: porque no estaban disfrutando tanto del encuentro sexual y querían demostrarle a su pareja que la querían; y porque estaban muy curados para poder eyacular.

9. Nuestros padres tienen más orgasmos que nosotros: Millennials tienen 12% menos orgasmos que sus padres.

10. Las colorinas son las más orgásmicas. Las mujeres de pelo rojo y solteras tienen más orgasmos según las investigaciones. Las siguen las rubias.

11. Miami es el lugar donde más orgasmos se tienen. Al menos en Estados Unidos, por supuesto.

12. Los geek o los amantes de la tecnología están haciendo algo bien. Más allá de los estereotipos que te pueden hacer pensar que no tienen tanto sexo, la gente que trabaja con computadores y tecnología tienen más orgasmos que los que trabajan en cualquier otra profesión.

13. El coqueteo con emojis es bueno para tu vida sexual. Las mujeres que usan los besos y las bocas para comunicarse, tienen más orgasmos que aquellas que no los usan.