Ver más de Portada

Alfredo del Mazo, Gerardo Ruiz Dosal y Carolina Monroy: En medio del escándalo y la corrupción

Ciudad de México.- Alfredo del Mazo Maza, ha sido ratificado como el candidato oficial del PRI, a la gubernatura del Estado de México, lo que ha provocado, ajustes en el Comité Ejecutivo Nacional (CEN), para fortalecer áreas estratégicas para la época electoral.

Los nombres más destacados son los de  Carolina Monroy, quien ya presentó su renuncia al cargo que desempeñaba como secretaria nacional del PRI  y  Gerardo Ruiz Dosal, quien renunció a la Secretaría de Asuntos Migratorios del PRI. Estas dos personas son clave en el equipo de Del Mazo, sin embargo ambas figuras tienen una trayectoria  complicada que ha estado sometida a la crítica periodística y cuyas acusaciones los involucran en posibles casos de nepotismo y corrupción.

¿Quién es Carolina Monroy?

Obtiene su puesto como encargada de Radio y Televisión Mexiquense a través de su primo, el presidente Enrique Peña Nieto, quién después la nombró Secretaria de Desarrollo Económico.

Su paso por la vida política está lleno de escándalos e irregularidades, por ejemplo una serie de desarrollos inmobiliarios por un monto de 56 millones de pesos en el malecón de Tajamar, entre los que figuran un desarrollo comercial y torre médica dentro del malecón, así como de un departamento en Puerto Cancún, a través de prestanombres, para ocultar sus operaciones.

Ante la ola de información divulgada sobre  Del Mazo, la diputada recién presentó  su renuncia a la Secretaría General del PRI, tras acuerdo con el presidente de ese instituto político, para dar paso a Ruiz Massieu. Ahora se suma al equipo de Alfredo del Mazo para ayudarlo en la operación política de la campaña.

¿Quién es Gerardo Ruiz Dosal?

Al igual que Monroy, Gerardo Ruiz Dosal, hijo del actual Secretario de Comunicaciones y Transportes, entra a la función pública gracias a Enrique Peña Nieto, y desde el principio de su gestión fue fuertemente criticado por sus constantes publicaciones en redes sociales en las que exhibía una vida de opulencia y numerosos viajes al extranjero.

Uno de las molestias más grandes que causó, fue su oneroso salario en la Procuraduría General de la República, el cual ascendía a 2 millones 62 mil 812 pesos anuales, 171 mil 901 pesos al mes, lo que es superior al cargo de jefe de gobierno, esto sin contar con gratificaciones, bonos y prestaciones. Sus escándalos económicos también comprenden la posesión de un departamento valuado en 14 millones de pesos, pero que fue declarado ante notario público por un costo de 7 millones 395 mil pesos.

Dosal fue protagonista de un caso de nepotismo, cuando se descubrió que su pareja, Ana Isabel Aguilar García Galán, figura como asesora en la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, desempeñándose en “áreas técnicas”, ganando 56 mil 129 pesos  mensuales, lo que equivale a 625 mil pesos al año.