Ver más de Opinión

AMECH y los “certificados de protección”

Ya es sabido que el SAT, que encabeza Margarita Ríos Farjat, le fincó crédito fiscal por 1,218 millones de pesos y congeló las cuentas a Grupo Empresarial PAE, por presuntamente no declarar el depósito de esos dineros… y lo que ahora se sabe es que ese grupo, dirigido por Fausto Luis Muñoz Patiño, era el encargado de “certificar” a las firmas integrantes de la Asociación Mexicana de Capital Humano.

Por cierto, también ya se conoce que el presidente de la AMCH, Jorge Pérez Izquierdo, es también presidente de PAE, empresa bajo la lupa fiscal, y que tal vez por ello se asustó cuando en esta columna se dijo de las sanciones que el fiscal Santiago Nieto busca fincar sobre el “outsurcing sucio” que no respeta ni las normas tributarias ni las laborales. Por ello vale la pena detenerse en esa “certificación”, que en la AMCH pueden hacer unas contadas empresas, como Retribuye, de Armando Leñero, quien también fuera, curiosamente, presidente de la AMCH. De entrada, quien no tiene el “sello de calidad”, no entra a la asociación… pero la calidad no tiene que ver con la calidad del empleo y derechos laborales de los trabajadores contratados en empresas multinacionales, como Manpower, The Addeco, Kelly Services o grupo C1EN. Vaya, pesquisas que ya desarrollan las nuevas organizaciones laborales cuentan que varias de tales empresas no reconocen la antigüedad de los empleados por tiempo determinado, por lo que no se les permite acumular los beneficios de pensión, jubilación o participación en utilidades como marca la Ley Federal del Trabajo… y que al concluir los contratos, vuelven a contratar a las mismos trabajadores en condiciones precarias por el mismo empleador. Así, esas “certificaciones”, que más bien parecen contratos de protección de sindicato blanco, llaman la atención de la secretaria Luisa María Alcalde.

Landsmanas, sin interés en ILAS. Y el empresario de Corporativo Kosmos, Jack Landsmanas, hizo llegar una educada precisión en la que asegura no tener liga, acción, negocios o interés en la empresa ILAS, a la que identifica como una firma española dedicada en México a  producir leche… producto que, señala el empresario, no ha vendido en ninguna de sus presentaciones a Segalmex, por lo que no tiene responsabilidad alguna en los procesos de calidad mencionados en esta columna ayer. Dicho esto, vale señalar que persiste la queja de diversos lecheros, tanto de Tierra Blanca, Querétaro y Chihuahua, que ILAS les cobra una comisión de un peso por cada litro que les adquiere.

CFE Telecom, lo menos obvio. Quedó constituida la empresa que pretende llevar Internet hasta el último rincón del país mediante la red de fibra óptica de la empresa dirigida por Manuel Bartlett. Y como le informé la semana pasada, el problema obvio es el financiamiento y homologar ese tendido. Pero el menos obvio es el despliegue de antenas de transmisión desde la cabeceras municipales, y de las antenas receptoras (bidireccionales) a los puntos de atención y luego la irradiación local. El costo puede ser tan elevado, que el sistema de satélites Telecomm puede ser una opción.

 

Por: Mauricio Flores

Vía: La Razón de México

Twitter: @mfloresarellano