Monitor Nacional
¿América Latina y Estados Unidos es sinónimo de perros y gatos?
Latinoamérica | Redacción
12 de octubre de 2016 - 10:30 am
america_Monitor_Nacional
Las razones para Latinoamérica de emanciparse del gran imperio capitalista pueden ser enlistadas de manera incansable

Estados Unidos y América Latina se definen quizá como dos variables diferentes, a pesar de su proximidad territorial. Este tema es de suma importancia explicarlo, sobre todo alrededor de estas fechas de elecciones de los Estados Unidos de América y los cambios tan rotundos que el Sur del continente ha experimentado. En este texto se planteará por qué la similitud de estos actores se puede asemejar a una relación de estire y afloje; para lograr establecer lo anterior, se darán razones históricas, eventos recientes y datos significativos para reafirmar que la idea aquí planteada se sustenta con facilidad.

Se pudiera encontrar una razón histórica por la que Norteamérica se ha separado en muchas cuestiones y ocasiones del continente sudamericano, como lo dijo Eduardo Galeano en su libro “Las venas abiertas de América Latina” que le parecería curioso que del seno mismo de los EE.UU., naciera el remedio a los males que ellos mismos nos han provocado (2012). Es verdad que detrás de cada nación existe un interés oculto en todas y cada una de las acciones que toma en cuestiones de política exterior; la Doctrina Marshall como el ejemplo perfecto. La teoría realista de las Relaciones Internacionales antepone sobre todas las cosas la protección de la soberanía e intereses de las naciones.

Aterrizando un poco sobre la relación de perros y gatos con América Latina y EE.UU., desde inicios del siglo XIX la gran potencia sometió a los países latinos a una política de explotación agrícola, para sustentar su creciente industria; neutralizó e incluso saboteó diversos intentos de México u otros países por los avances tecnológicos, declaró la guerra al comunismo, puesto que no podía soportar a sus “sublevados” tornarse del lado de su enemigo, la entonces Unión Soviética (Gándasegui, 2015, párr. 11).

Por otro lado, en los últimos años o más bien meses, se ha visto a América Latina dibujar sus límites en contra del gran imperio: Cuba y su reanudación de relaciones con EE.UU., Venezuela reforzando el régimen Chavista y cortando relaciones con el exterior, Nicaragua negociando el Canal Nacional que será financiado por China, entre otros ejemplos. Puede ser que los EE.UU. hayan perdido la poderosa influencia que en algún momento tuvo, y hoy en día podemos pensar de una América Latina que da sus primeros pasos hacia la prosperidad : “América Latina madura y más segura de sí misma podrá ver la inevitable articulación de su economía y su cultura con la del Norte sin los complejos y temores del pasado” (Fernández, 2013, párr. 1).

Las razones para Latinoamérica de emanciparse del gran imperio capitalista pueden ser enlistadas de manera incansable; hacen referencia a hechos históricos que han sido arrastrados con el paso del tiempo y tal como las cadenas de la esclavitud que el pueblo latino algún día cargó, podemos quizá virar el lente hacia un nuevo horizonte no solo por el entorno cambiante, sino por el tiempo de elecciones y las tan diferentes políticas que presentan los candidatos a la presidencia de los EE.UU., con base en esto, quizá dentro de unos meses este mismo texto será el que tome un giro muy diverso al original y decidir si la historia seguirá arrastrando cadenas o si finalmente conocerá la libertad.

Galia Maritza López Borquez

Estudiante del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Mty (ITESM.) Campus Gdl.

TAGS: , , ,