Ver más de La Real Politik

AMLO: Carente de autoridad moral y política (1)

Ensoberbecido por las encuestas y el fanatismo de sus seguidores, AMLO rompe récord en declaraciones, comparaciones, promesas y ocurrencias, irresponsables, fantasiosas, ofensivas y cínicas, propiciando el creciente rechazo ciudadano, que no se alcanza a reflejar en los sondeos, aunque si se constata de forma virulenta en las redes sociales como WhatsApp. En particular, sus escandalosas incongruencias (que han caracterizado su historia personal y pública), causa indignación generalizada, y le quitan cualquier autoridad moral y política a su candidatura.

Una de las grandes contradicciones de AMLO, es que se siente adalid de los “valores cristianos” (incluso se dice que pertenece a la Iglesia Adventista), “de amor y paz” y “unidad y reconciliación”, pero su vida personal se caracteriza por la discordia familiar: en la adolescencia, después de quedar involucrado en el crimen de su hermano Ramón (1968), obligó a sus padres a dejar Tabasco para que MALO (en ese entonces) no fuera a la cárcel, y su papá le retiró de por vida la palabra. Muchos años después (2016) está división seguía candente: cuando el expriista llamó “traidor” a su hermano Arturo y “de estar por conveniencia de lado de los corruptos” (respaldaba al priista Héctor Yunes Landa a la gubernatura de Veracruz, éste lo calificó de “tirano”, “malagradecido” (“antes lo apoyábamos pero ni las gracias dio”), le recordó que ya pasó por tres partidos, y lo comparó con Trump, “pues cree que nada más lo que él dice es lo que cuenta”, y le pidió no “patear” a su propia familia, en suma, que no sea “candil de la calle y oscuridad de su casa”.

Claro, el de Macuspana, con sus cercanos e incondicionales si es agradecido: usa a Morena (“patrimonio del pueblo de México”, según él) para repartir cargos, recursos y prebendas a sus hermanos Pío y Ramiro, a sus hijos Andrés Manuel, José Ramón y Gonzalo, y a otros familiares y amigos, que le han demostrado fidelidad hasta la abyección… Pero existen muchas más incongruencias y contradicciones que veremos en otras entregas.