Ver más de Nacional

AMLO: Venimos a rendir cuentas con absoluto apego a la verdad

Frente a miles de personas que se congregaron en el zócalo de la Ciudad de México, muy por debajo de la convocatoria esperada, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, brindó su primer “informe anual de actividades” ─luego del reporte a 100 días de asumir el cargo─ de los avances y logros que ha tenido su gobierno tras siete meses de trabajo.

“Hoy, a 12 meses exactos de esa hazaña colectiva [ganar la presidencia], estamos aquí para reafirmar nuestro compromiso de no fallarle al pueblo de México. Venimos a rendirles cuentas con absoluto apego a la verdad”, comentó López Obrador, quien subió al escenario con una sonrisa de oreja a oreja y de la mano de su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller.

El primer mandatario, vitoreado y alentado por grupos de personas que repartían gorras y posters con su imagen, comentó que lo conseguido durante su gobierno en siete meses, basta para demostrar que “el cambio en el poder es auténtico y no es más de lo mismo” y que está en marcha una transformación en la vida pública del país.

El titular del poder ejecutivo nacional comentó que ya no se permite la corrupción desde la presidencia de la República y que “se terminó con las prácticas del nepotismo, el amiguismo, el influyentismo y cualquier otra mala práctica común en los gobiernos anteriores”.

Aplaudido por los empresarios Carlos Slim, Emilio Azcárraga y Miguel Rincón Arredondo, entre otros de sus 200 invitados especiales, López Obrador destacó que se redujo 94 por ciento el robo de combustibles, que se acabó prácticamente con el problema del “huachicol” y el gobierno federal se ahorró 5 mil millones de pesos, al mismo tiempo que se resarció el abasto de gasolinas en todo el país.

“La corrupción y el fraude electoral fueron reclasificados como delitos graves; ya se canceló la condonación de impuestos a potentados e influyentes; desapareció el Estado Mayor Presidencial… y se aprobó la Ley de Austeridad Republicana porque no puede haber gobierno rico con pueblo pobre”, mencionó AMLO.

Además de señalar que se eliminó la pensión mensual de 5 millones de pesos mensuales a los ex presidentes mexicanos, reportó que ya no se paga servicio médico particular, ni cajas de ahorro especiales para los altos funcionarios públicos, con lo que se ahorró 10 mil millones de pesos.

También dijo que “remontará las campañas de sabotaje legal” con las que sus adversarios quieren frenar la construcción del Aeropuerto General Felipe Ángeles de Santa Lucía, pero afirmó que los trabajos iniciarán durante este mes y que no se dará marcha atrás a la suspensión de las obras del aeropuerto en Texcoco, obra con la que se perderán 100 mil millones de pesos.

En materia de turismo, el presidente de la República justificó la desaparición del Consejo de Promoción Turística, cuyo presupuesto, aproximadamente 8 mil millones de pesos, actualmente se invierte en la construcción del Tren Maya.

Con respecto al rubro de la educación, López Obrador se jactó cancelar la Reforma Educativa y que para el próximo año 10 millones de estudiantes, de todos los niveles, recibirán becas por un total de 60 mil millones de pesos, algo que “nunca se había visto en la historia de México”.

AMLO agradeció la presencia de sus seguidores, también la de sus detractores quienes exigieron su renuncia a gritos, mismos que fueron apagados por los simpatizantes del presidente.

Críticos, opositores, creyentes y convencidos, todos se reunieron en el zócalo de la CDMX para escuchar la parte del presidente Andrés Manuel López Obrador, entre mariachi, cumbia y la democrática lluvia, que esa sí empapó sin distinción política, de raza o religión.