Ver más de Opinión

Aranceles y Trump

Como establece Donald Trump, los aranceles se aplicarán en 25% sobre el acero extranjero y el 10% sobre el aluminio extranjero. Si bien dijo que con esto estaría cumpliendo una de sus vastas promesas de campaña. Argumentó que tendrá el derecho a subir o bajar los precios dependiendo al país con el que vaya a tratar, además de  abandonar países con los que forme alguna alianza de cooperación o en el mejor de los casos añadir otro país a algún acuerdo, dijo que sólo quería equidad porque no han sido tratados justamente por otros países. No ve los daños colaterales que esto puede provocar a los demás países, se está cerrando a sólo lo que pueda pasar en Estados Unidos. Dijo además que la implementación de estos aranceles a México y a Canadá dependerá de gran manera a las negociaciones de TLCAN, si se llega a un acuerdo justo como dice Trump, no aplicará los aranceles a estos países, pero ¿qué es justo para él?

Mencionó que las importaciones que se hacen de acero y aluminio son una farsa para su país, dando a entender que por qué importar si tengo vasta cantidad, lo calificó como una farsa y es negativo el efecto que esto produce a las fábricas y a los trabajadores estadounidenses. Según la BBC, Estados Unidos importa acero de Canadá, Unión Europea, Corea del Sur y México.

CNN explica que esta medida podría desencadenar una guerra comercial que Donald Trump asegura que Estados Unidos puede ganar con facilidad. En esta misma nota, Trump mencionó que una industria sólida de acero y aluminio es vital para la seguridad nacional. El acero es acero, sin tu país no tiene acero no tienes país… ¿Entonces se supone que todos los países los deberá distinguir tener solo fábricas de acero y aluminio? ¿Qué hay acerca de la cultura, negocios, de su población, de los recursos naturales?

Es increíble que no tome en cuenta todo lo demás que no son negocios, él quiere que Estados Unidos produzca pero tiene que ser producido con materia prima de su mismo país, hay cosas que a veces no se pueden hacer. Todo esto que Trump ha dicho lo hace con la leyenda de proteger la seguridad nacional de Estados Unidos y a su población.

Trump quiere cerrarse al mundo con su lema de estadounidenses para los estadounidenses, justificando, claro, la necesidad de defender el interés nacional.

Pero ahora que ha pasado esto, ¿qué pasará con sus socios comerciales México y Canadá y con el TLCAN?, bueno el gobierno de Estados Unidos dijo que estos dos países quedarán excluidos de la aplicación de los aranceles, esto sólo se trata de una medida temporal en lo que los tres países terminan la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. En mi opinión, ya que termine esta renegociación quien saldrá más perjudicado será México, aunque Trump diga que van a ser justos y flexibles en la aplicación de diversos tipos de impuestos. Esperemos que eso sea sólo una mala idea de cómo puedan terminar las cosas, se espera que quienes estén llevando este asunto sepan distribuir los recursos entre los tres países y que tengan ganancias equitativas.

Pero esto no es todo, sus principales socios comerciales en cuanto a importación de acero ya tomaron cartas en el asunto acerca de esto, el ministro de Francia afirmó que lamentaba las medidas que está tomando Estados Unidos, afirmó que en las guerras comerciales solo hay perdedores. China, por otro lado amenazó a Estados Unidos con dar una respuesta apropiada y necesaria ante cualquier guerra comercial que pueda surgir con Estados Unidos. El abuso que está haciendo Estados Unidos de las preocupaciones sobre seguridad nacional como una razón para implementar estas medidas van a llevar a un ataque grave a la normalidad del orden comercial internacional, dijo el ministerio de Comercio de China agregando que se opone rotundamente a esto.

Así mismo, la Unión Europea, recordemos que es de los socios comerciale que más exportan acero, pide quedar exonerada de las fuertes tarifas a la importación de acero y aluminio. La semana que Trump dio el anunció, los europeos estimaron que dichos aranceles a estos productos suponen la pérdida de más de 3,485 millones de euros.

También el Gobierno surcoreano lamentó la decisión y aseguró que medita objetar la medida ante la Organización Mundial del Comercio. Comentaron que lamentaban la decisión de Estados Unidos de imponer dichos aranceles, dijo el ministro de Comercio surcoreano, Paik Un-gyu, durante una reunión con representantes de acerías locales. Paik señaló que “supondrá un golpe importante para las exportaciones surcoreanas de acero a Estados Unidos”

América Latina no se quedó callado ante esto, tanto Brasil como Argentina manifestaron que se oponen.

Con esto sólo se está logrando que la comunidad internacional en un punto ya no decida negociar con Estados Unidos, Trump dice que tienen que ser justos con su país, pero él no está siendo justo con los demás países. Se está creando que el comercio del orden internacional en vez de que vaya mejorando vaya empeorando. Las medidas que está tomando Donald Trump son absurdas.

 

Por: Norah Fernanda Ponce Corral