Monitor Nacional
Argentina: peligroso regreso al pasado
Opinión | Eduardo Gonzalez
25 de febrero de 2016 - 9:50 am
macri-mn
A lo largo de este año hemos visto cómo el gobierno argentino ha puesto en marcha varias medidas

Con la llegada de Mauricio Macri al gobierno de Argentina, una parte de la sociedad ha comenzado a vitorear la puesta en marcha de las medidas que prometió en campaña, mientras otros sectores se preocupan por el cumplimiento de las mismas. Varios grupos sociales han comenzado a movilizarse.

Es imposible olvidar la historia reciente de Latinoamérica cuando en las décadas setenta y ochenta del siglo pasado varios gobiernos siguieron a pie juntillas las disposiciones financieras fondomonetaristas que dieron como resultado una violencia económica, política y social contra amplios segmentos de la sociedad. Pasada la fiebre neoliberalista-fondomonetarista a finales del siglo XX, comenzó a recorrer los corrillos políticos latinoamericanos una suerte de proyectos nacionalistas-izquierdistas que pretendieron regresar el control de las políticas económicas a los gobiernos locales, así como fortalecer los programas sociales para combatir la ofensiva desigualdad en el subcontinente. Los resultados en muchos casos fueron favorables, desde luego en otros casos no tanto.

A lo largo de este año hemos visto cómo el gobierno argentino ha puesto en marcha varias medidas económicas, políticas y sociales que dan la impresión de ir en reversa en relación a lo alcanzado en aquel país desde 2001 hasta 2015.

En economía la cascada de aumentos a servicios y alimentos no se ha dejado esperar: electricidad, gas, agua… Significativa reducción en los subsidios y los programas sociales. Contención salarial por debajo de la inflación proyectada que este año será al menos de 35%. Regreso al mercado mundial del crédito donde ya se solicitaron 5 mil millones de dólares. Negociación con los fondos buitres. En lo relacionado al empleo, los recortes no se han tardado en aparecer: según el gobierno son 6 mil 200 los despidos hasta el momento, pero fuentes sindicales afirman que los lanzados a la calle superan los 20 mil.

En relación a las garantías individuales, el ministerio de Seguridad ha puesto en marcha el nuevo protocolo de actuación de las fuerzas de seguridad en manifestaciones, que amplía sus facultades para reprimir y criminalizar a los manifestantes y a los periodistas que cubren dichos eventos. Según el gobierno, “los periodistas deben realizar su labor en una zona determinada” por la policía; además no se prohíbe a los policías que intervengan en las manifestaciones el uso de armas de fuego, ni balas de goma para dispersar. Sin más, se amplía el margen de maniobra para la represión por parte de las corporaciones policiacas; y se establece un cerco informativo el cual no podrán cruzar los periodistas para realizar de mejor manera su trabajo. La censura como estrategia de control y gobierno.

Además de una multitud de manifestaciones en contra y de airados reclamos hacia el gobierno, la situación a pocos meses de iniciada la administración Macri ha generado la primera huelga de alcance nacional de trabajadores estatales. Veremos cuál será la manera de enfrentar a los irritados trabajadores ahora que han perdió su empleo, y los que aún lo mantienen han visto reducida la capacidad de compra de su salario.

A querer o no, el fantasma del diciembre negro de 2001 que dio origen al corralito, al desplome de la economía argentina y a la corredera de la clase política al ritmo del grito: “que se vayan todos”, comienza a rondar por las banquetas de la capital argentina.

TAGS: , ,