Monitor Nacional
Arranca la Sucesión Presidencial 2018
Señales Púrpuras | Yuri Serbolov
24 de junio de 2015 - 2:34 pm
presidenciables
La calentura del poder mueve más al país que el interés de hacer funcionar unas reformas que nomás ya perdieron su “sex appeal”

Tras los sorprendentes resultados de las candidaturas ciudadanas en las pasadas elecciones, se dio el banderazo de salida a la sucesión presidencial 2018. El triunfo apabullante del Bronco en Nuevo León inspiró a la rebeldía a varios políticos que decidieron que quizá podían seguir su ejemplo y Margarita Zavala, la ex primera dama, decidió anunciar públicamente sus aspiraciones, así como Miguel Angel Mancera, el jefe de gobierno del DF, aunque dice que sólo “si la gente me lo pide” y que no será por el PRD -¿otro independiente?-. En tanto que hubo muchos que pensaron que después del triunfo de Morena en el Distrito Federal, la candidatura presidencial de Manuel López Obrador, “el peje” estaba más que cantada, bajo la premisa de “la tercera es la vencida”.

Otro que podría querer subirse a la pista de los independientes es Marcelo Ebrard, quien no pudo ser candidato del PRD, ni del Movimiento Ciudadano y que algunos dicen es la mano que mueve la cuna detrás del partido cristiano Encuentro Social, que milagrosamente sacó un tres décimas de punto de más de lo que exige la ley para conservar su registro.

El Presidente Peña se asustó con estos “destapes” y pidió que el INE interviniera, pero el presidente del instituto electoral, el doctor Lorenzo Córdova le contestó impecablemente que esos eran asuntos políticos… es decir no electorales, que son los que le competen.

El caso es que una sucesión presidencial adelantada debilita, quiérase o no al Presidente Peña, porque distrae a la gente, le quita los reflectores, además de que pone muy nerviosa a su propia caballada, la cual aunque todo mundo sepa quienes son, sigue tapada: entre ellos Luis Videgaray, el Secretario de Hacienda que se ha ganado el odio de los empresarios por su fallida reforma fiscal 2014, pero a los que quiere contentar ahora con una serie de incentivos para el 2016. “Para allanar pista”, dirían algunos.

Otro que está muy calladito es Miguel Angel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, quien aunque ya le ofreció su renuncia al presidente en una ocasión, no ha apagado sus veladoras de llegar a la grande.

El otro que quisiera dar el estirón es Aurelio Nuño, jefe de la Oficina de la Presidencia, quien está esperando la oportunidad de darle el susto a Videgaray y a Osorio. El otro “chamaco” que quisiera dejar de ser “verde” y volverse tricolor es el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, quien antes tendrá que pasar su prueba electoral.

Otro que sueña con dar el salto de la gubernatura del Estado de México a Los Pinos, es Eruviel Avila.

Por el lado del PAN está también el gobernador de Puebla, Manuel Moreno Valle, quien el próximo año dejará el cargo.

Otro “chamaco” que quisiera dar el salto es Ricardo Anaya, actual jefe de los diputados del PAN. Sin embargo, este partido antes tendrá que resolver el asunto de su dirigencia, actualmente en manos de Gustavo Madero.

Para muchos (especialmente para Peña), es prematuro que se esté hablando de la sucesión presidencial 2018 cuando aún faltan tres años, más aún cuando acaba de apoderarse del 52% de los diputados, a pesar de tener sólo el 29% de los votos y el 13.9% del apoyo de la lista nominal, lo que le permitirá aprobar el presupuesto cero que quiera para 2016 y las leyes secundarias que requiera para apuntalar las reformas estructurales fallidas a la fecha. El presidente quisiera que todo el foco estuviera en “mover a México” y no en que se muevan los que quieran sucederlo en el cargo. Pero ya sabemos que en México cuenta más las expectativas de futuro que la realidad presente, cuenta más la especulación de acomodarse con el siguiente compadre que llegue a Los Pinos que trabajar en el encargo actual… La calentura del poder mueve más al país que el interés de hacer funcionar unas reformas que nomás ya perdieron su “sex appeal”, es decir su atractivo, porque sólo fueron un canto de sirena que no trajo los capitales que prometían. Es por eso que mejor muchos ya se pusieron a soñar con la grande. Si el presente se pone triste, entonces mejor soñar con el futuro.

1

Yuri Serbolov

Director General

La Carpeta Púrpura

www.carpetapurpura.com

TAGS: , , ,