Monitor Nacional
Asesino serial: tu mejor amigo
Sociedad en Movimiento | Lalo Renteria
14 de noviembre de 2016 - 12:52 pm
cerveza-Monitor_Nacional
Todos alguna vez hemos terminado nuestra relación de amistad, con aquel que nos traicionó; diciéndole a nuestros padres nuestras fechorías

A lo largo de nuestra vida conoceremos a muchas personas, algunas se quedarán y otras tantas se convertirán en nuestros amigos o “mejores amigos”; pero ¿y los que nos traicionan?

Me gustaría que analizaras todos los episodios de tu vida en donde le has confiado a alguien tu primera vez, con quien has compartido vicios, aventuras, desamores e incluso actos vandálicos. No quiero decir que seamos unos diablillos sueltos por el mundo, sin embargo; en ocasiones se nos van las cabras al monte, como diría mi abuela y definitivo cometemos alguna imprudencia.

Siempre he apoyado las decisiones de todos mis amigos, recordándoles lo terrible que puede ser un desenlace cuando sostienen una relación enfermiza o incluso cuando se sienten tentados al consumo de drogas. En la mayoría de ocasiones cuando recibimos un consejo lo ignoramos por querer hacer nuestra santa voluntad, y es lógico; nadie experimenta en cabeza ajena, pero hay personas que viven la historia más de 5 veces y hasta parece que les encanta.

¿Alguna vez te ocurrió que tus amigos te delataron con tus padres?, ya recuerdo aquel enojo que sentí la primera vez que una de mis amigas decidió decirle a mi madre que yo no asistía a la escuela, que me la pasaba de bar en bar y que estaba echando a la basura la vida que mi familia había tratado de encaminar.  En el momento no me interesó ver los gastos y esfuerzos de mis padres por brindarme la mejor educación, tampoco analizaba que el dinero que gastaba en parrandas, era el que ellos asignaban a mis comidas o materiales del colegio.

Por lo tanto, me enojé y decidí terminar mi relación de amistad; sentí la puñalada, la traición y el descaro en su máxima expresión. Ahora después de unos años me doy cuenta que esa chica siempre se preocupó lo suficiente como para poner un alto en mis derroches. Ahora yo soy el amigo que siempre se queja de los que tienen relaciones insanas, el que lucha constantemente porque los demás no cometan el error de desperdiciar su vida en fiestas, cuando deberían estar construyendo el presente para mejorar su futuro.

Lo veo con mi hermana y sus amigas, si las delatan por fumar o escaparse de fiesta con los chicos; ellas se ponen como jauría endemoniada contra la chica que decidió avisar a los padres para evitar que alguien las violara, drogara o abusara de ellas. El enojo de la acusación llega a tanto que planean toda una estrategia para darle en la torre a la soplona.

Ver o experimentar la traición de un ser querido es como ser apuñalado por la espalda, el enojo no nos deja ver que quizá estamos en peligro o que cometimos el error y por lo tanto vemos a ese amigo como nuestro verdugo; el que nos ha condenado a recibir un regaño o castigo ya sea familiar o social.

Quizá es tiempo de cambiar un poco las reacciones ante esto y de darnos cuenta que muchos de nuestros amigos verdaderos, No son aquellos que nos acompañan siempre a las fiestas o aquellos que nos proveen de alcohol. Los que realmente se interesan por alejarnos de malos amores, por evitar que nos intoxiquemos y por avisar a nuestra familia de los errores; ellos son los que están preocupados porque nuestro futuro se construya. Recibir una crítica No siempre será malo, hay que tomar lo bueno y aprovecharlo.

Yo tengo pocos amigos que se preocupan por mi bienestar, sin embargo, siempre le doy prioridad a los que me sacan de casa para ir a festejar hasta porque el gato del vecino tuvo hijitos; ahora ya sé porque mis padres siguen sin aceptar a ciertos miembros de mi entorno. Te invito a que reflexiones si tienes un amigo que se convierte en tu verdugo cuando tu pareja te es infiel, cuando te pones borracho y te va a sacar de la fiesta para llevarte a casa. Incluso piensa si tienes a un amigo que en lugar de invitarte la chela del viernes; te invita tacos o simplemente te da ese abrazo que necesitas sin decir ni una sola palabra.

TAGS: , , ,