Ver más de Internacional

Atentados en Iglesias y Hoteles dejan a Sri Lanka con centenas de muertos y heridos

Ciudad de México.- En este Domingo de Resurrección, Sri Lanka ha sido testigo de un baño de sangre tras ocho explosiones en diferentes ciudades del país, dejando al menos 207 personas muertas y 450 heridas. Los atentados han ocurrido en Iglesias y Hoteles de lujo. Las autoridades han informado que ya han sido detenidas siete personas, aunque el ataque no ha sido reivindicado por ningún grupo.

Los hoteles que fueron afectados son el Cinnamon Grand, el Kingsbury y el Shangri-La, todos ellos en la capital, Colombo, y todos de categoría cinco estrellas. Las iglesias fueron la de Colombo, la de Katana y la tercera la de Batticaloa.

El Gobierno ha convocado una reunión de emergencia con toda la cúpula política, militar y de fuerzas de seguridad. Además, el propio presidente, Maithriipala Sirisena hizo un llamamiento para que los ciudadanos mantengan la calma y no se dejen influir por falsos rumores; haciendo bloquear redes sociales como facebook y whatsApp temporalmente.

El país se ha sumado a tensión religiosa desde el 2009, cuando se declaró el final de los 26 largos años de conflicto étnico que enfrentaron a la mayoría cingalesa budista y la minoría tamil hindú, causando entre 80.000 y 100.000 muertos. Sri Lanka es un país mayoritariamente budista que cuenta con unos 1,2 millones de católicos. Junto al 70% de budistas, los hindús representan un 12%, los musulmanes un 10% y los cristianos, un 7%.

Los últimos de relevancia fueron en 2018, cuando el Gobierno tuvo que declarar el estado de emergencia después de que se produjeran enfrentamientos entre musulmanes y cingaleses budistas con dos muertos y decenas de detenidos.

Durante los últimos años esos ataques a minorías religiosas ha ido en aumento; pasando de ser amenazas e intimidaciones, hasta convertirse en violencia contra grupos de musulmanes y cristianos.

Por ahora se ha declarado el Estado de Emergencia y se ha estipulado un toque de queda a partir de las 18:00 (hora local) para que la gente se quede en su casa.