Monitor Nacional
Banca italiana
Emprende seguro | Luis Lara Esqueda
20 de julio de 2016 - 10:17 am
banca_ditalia
La crisis europea llega a Italia y la economía del país de la bota no se encuentra muy estable en estos momentos

Madrid, España. En esta época de calor impresionante, en este lado del planeta se habla de varios eventos que no son agradables, como el atentado en Niza, el fallido golpe de Estado en Turquía, el Brexit y, en este país, el 18 de julio se recuerda el golpe de Francisco Franco sobre la República en 1936, también hablamos de los últimos acontecimientos en Alemania, en fin, los principales diarios dan cuenta de ello. Pero hay algo en el ambiente que se escucha a lo lejos ―muy a los lejos― como tambores de guerra, y es la situación de la banca italiana, la morosidad en sus créditos, así como la afectación en el CCE, si Grecia nos ponía nerviosos, Italia ―con todo y su elegante moda― nos va a poner de cabeza dados los niveles que hablamos.

¿Qué ha sucedido con estos italianos tan educados, vestidos de manera impecable y sumamente respetuosos? Pues nada, de repente ―como quien pierde una estrella― se ha disparado la morosidad y esto ha puesto los pelos de punta (aunque ahora todos niegan que pase algo). El barco se empezó a mover cuando las acciones de los principales bancos italianos se desplomaron (aquí desplomado significa que cayeron como repletos de plomo, no que les metieron plomo), en tanto eso sucedía, desplumaron a los accionistas con la mitad del valor de las acciones de abril a la fecha.

Cuando una acción bancaria se derrumba el primer grito que tienen los ahorradores es ¿tendrán mi dinero bien guardado en este banco o mejor voy por él y así investigo si tienen o no dinero? Cuando esa acción la realiza una persona, nada sucede, pero cuando lo hacen todos al mismo tiempo, equivale a gritar: «¡Fuego!» en una sala atestada mientras todos quieren pasar ―al mismo tiempo― por la angosta puerta de salida, sólo habrá apretones (y no precisamente de los que da gusto recibir, se parecerán más bien a los que recibe uno en el metro de la CDMX justo después de las lluvias de ayer).

Tendrán que revisar los costos de las sucursales bancarias y el costo de la plantilla de personal, pues con tipo de interés bajo sólo queda cobrar comisiones para que el negocio sea rentable. Los bancos italianos declaran cerca de 360.000 millones en activos tóxicos, de los que 210.000 son altamente tóxicos (todavía no entiendo la diferencia entre tóxico y altamente tóxico, imagino que se debe a que uno puede ser claramente no pagable y el otro impagable, miren que no es juego de palabras, sino de dinero).

En vista de lo visto, la Zona Euro se puede ver afectada de manera considerable, tanto que a este paso nada más falta que al circo le crezcan los enanos y la mujer barbona se convierta en la mujer lampiña, ahora están pensando en separar los créditos altamente tóxicos en un banco aparte para que el otro banco (que dio los créditos malos) ahora sea bueno y siga operando como si no hubiera pasado nada, o como decimos: «Si la pisé, fue bailando».

Esta acción por sí sola permite una bocanada de aire, pero no te saca de las profundidades de los avernos financieros, lo que te regresa al mundo de los humanos son la eficiencia, prudencia, disciplina y solvencia palabras que se usan cuando hay crisis y se olvidan en la bonanza (mi mente me lleva al 2008 con aquellas hipotecas que generaron grandísimos dolores de cabeza en el mundo).

Ahora están enviando intérpretes a América, especialmente a México para preguntar cómo se traduciría FOBAPROA (ya tendremos un producto de exportación). Nos leemos la próxima semana en Emprende Seguro, los saludo desde el viejo continente, que ahora enfrenta nuevos problemas…

TAGS: , ,