Ver más de Focus, Opinión

Cambia la identidad de la Ciudad de México

Claudia Sheinbaum ha dado a conocer cambios en la identidad de la Ciudad de México, lo cual es un indicador de uno de los graves problemas que aquejan el contexto gubernamental de nuestro país: la incapacidad de consolidar a largo plazo proyectos relacionados con la comunicación.

Cada vez que un gobernante llega al poder intenta imponer su estilo y de este modo cada comunidad, cada ciudad, estado y el mismo país se reinventan.

Hoy se vuelve muy importante entender que los proyectos de largo plazo deben consolidarse. La identidad de una demarcación geográfica no es un tema de creatividad y menos aún de estética.

Equivale a que las personas nos cambiásemos de nombre cada seis años. Si así lo hiciéramos, terminaríamos teniendo un grave conflicto de identidad.

Mas allá de la terminología usada: si es el logotipo, la marca, el eslogan, o como le quieran llamar a los cambios que pretenden hacer, lo que está en juego es la identidad de nuestra ciudad.

Estamos hablando de la ciudad más emblemática del país, su capital, la primera que alguien identifica en el extranjero cuando se refieren a México. Por tanto, es un tema que atañe a todos los mexicanos.

Siempre podrá haber mejores desarrollos creativos y mejores ideas, siempre determinadas subjetivamente y sobre la base de los gustos. Sin embargo, el tema identidad se vincula con significados y genera impacto económico, como es el caso del turismo, pero además, impacta el patrimonio cultural intangible. Define las percepciones públicas.

Además, habría que hacer una fuerte inversión económica para sustituir los diseños en todos los espacios públicos, vehículos oficiales y unidades de transporte, papelería, y documentos, además de otras aplicaciones gráficas. Esto va en contra de la política de austeridad que hoy está proponiendo el presidente electo López Obrador.

Las marcas comerciales líderes en el mundo, aquellas que todos identificamos desde hace muchos años, no se cambian a capricho de cada nuevo director general, presidente de empresa o quien esté a la cabeza. Simplemente, siguiendo una política institucional, ajustan su diseño para adecuarlas a las tendencias estéticas, con cambios imperceptibles para el común de los consumidores. Sustentando las decisiones en estudios muy profesionales.

La identidad de una ciudad tan importante como esta, no debe definirse de modo circunstancial y sin un argumento real y definitivo que lo sustente.

Que la nueva administración cree su propia identidad como gobierno, es entendible y hasta deseable, pero la identidad de la ciudad debe respetarse mas allá de los criterios de las administraciones que llegan, pues, así como lo pretende hacer este gobierno, lo hará cada uno de los que lleguen después.

La identidad de la Ciudad de México es un patrimonio público y como tal debe respetarse.

Mas grave aún es que pretenda hacerse con un concurso abierto, en el cual puedan participar todo aquel que tenga una idea muy creativa. Cuando se realiza un proyecto de identidad para una ciudad, estado o país, se realizan estudios profesionales y si se someten a concurso, es por invitación, a despachos profesionales. Se les paga lo que corresponde a su experiencia y capacidad.

La capital del país que ocupa el lugar número 15 entre las economías más grandes del mundo y que aspira a ser una de las potencias turísticas globales, no debe competir con un proyecto improvisado para definir su identidad.

La identidad de una capital como lo es esta ciudad, no es un asunto de imagen, ni se resuelve sólo con creatividad y buenas ideas, sino a través de un proyecto profesional que ayude a esta ciudad a competir en los mercados turísticos globales. Eso no se consigue con una convocatoria abierta y un premio de $150,000.00 a quien presente el mejor diseño, pues su instrumentación, sustituyendo el actual concepto gráfico por uno nuevo, por uno nuevo, va a costar una fortuna.

Mejor será consolidar el actual logotipo, CDMX, que solo tiene dos años y cubre los requisitos fundamentales, para entonces canalizar esfuerzos y recursos económicos en otros temas prioritarios que requieren atención urgente.

¿Usted cómo lo ve?

Facebook: @Ricardo.homs1

Twitter: @homsricardo

Linkedin: Ricardo Homs

www.ricardohoms.com