Monitor Nacional
Cambios y más cambios
Coherencia y Libertad | Mauricio Arellano
10 de noviembre de 2015 - 4:39 pm
Basave-MN
Es de notar las diferencias abismales que hay entre el método de selección de candidatos y sobre todo el método de elección tanto de presidente como de rector

Los cambios en toda organización humana no solo son necesarios sino imperativos para su funcionamiento mismo. En esta semana observamos dos cambios importantes para todo nuestro país, dentro de dos de las organizaciones de mayor peso e influencia en nuestra sociedad, en la política, en la política de izquierda y en la conciencia nacional.

Por un lado podemos observar el cambio en la presidencia del PRD en la que algunos de sus contendientes naturales y más claros simplemente fueron ignorados por el partido completo y sin embargo se ungió a un politólogo, a un académico y no a un político como el máximo dirigente del tercer instituto político más importante de nuestro país. Cabe señalar que se observó una elección ya muy “planchada” en el PRD ya que casi por unanimidad y en votación pública es que este nuevo presidente llega a tomar las riendas del poder dentro del partido.

Por el otro lado observamos una elección cerrada donde un pequeño grupo casi casi aristocrático eligieron al tercer médico de manera ininterrumpida para dirigir la máxima casa de estudios de nuestro país.

Es de notar las diferencias abismales que hay entre el método de selección de candidatos y sobre todo el método de elección tanto de presidente como de rector. En uno muchos votaron, pero contrario a lo que por naturaleza pasa en cualquier elección democrática todos votaron igual. Y por el otro lado, en la otra mano, tenemos una elección cerrada de una pequeña cúpula que decidió por todos quien era el más apto para dirigir la institución educativa pública de más prestigio en nuestro país. Será cosa de ver y de reflexionar que elección tiene más legitimidad y cuál ayuda más a nuestra sociedad en el largo plazo. Pero en el corto plazo no me queda mas que recordar esa vieja ley en la ciencia política que se llama la “Ley de Hierro de las Élites”. Ya que me parece que tanto en un lado como en otro fueron las élites las que controlaron los procesos y por ende el resultado. Me queda claro que en ninguno de los dos casos de liderazgos hubo apertura en los procesos electorales.

TAGS: , , , ,