Ver más de Oídos Sordos

Campañas Hipócritas

Hablar de política representa un discurso interminable de buenas y malas ideas que dan pauta al debate y a la incomprensión de ideas de una realidad tal vez abstracta, pero si bien es cierto, la buena política y sin menospreciar a nadie, trata de entender y darle un sentido a esta misma realidad social, donde todos y cada uno de nosotros nos conjugamos.

Si bien en cierto ya estamos en este proceso electoral 2016, donde se cambiarán algunas Gubernaturas, Diputaciones Locales y Presidencias Municipales en algunos puntos de la República Mexicana, que sin duda alguna abrirán el panorama para el tan esperado 2018 la sucesión Presidencial, pero antes debe de existir una campaña partidista donde los bloques y grupos políticos tratarán de arrebatarse el pastel nacional y hacer valer la voluntad estatutaria de cada instituto político.

Para el caso en específico del Estado de Tlaxcala, la Campaña a la gubernatura desde mi análisis y mi punto de vista muy personal, no ha iniciado con el pie derecho, pues a veces las propuesta superan la ficción de una realidad que no se puede ver, la candidata de derecha aún no ha entendido delimitar tiempos y comprender que el panorama político nacional es muy adverso a lo que se vivió ya hace seis, siete años y esto le impide ver un camino que pareciera que no está siguiendo y solo pareciera imaginárselo, por otro lado la izquierda trata de satanizar dogmas, programas, personajes e instituciones públicas de la actual administración y delimitar su discurso al ataque y a la ofensa de que no se ha trabajado en lo absoluto, cabe destacar que esto no es lo malo, pues en todas las campañas que como se denomina muy satánicamente si existe un grupo político en el poder se le atacara donde más le duele para así disminuir sus votos duros.

Lo triste no es criticar lo que no está bien es que se critique pero que no se proponga y eso es exactamente lo que sucede si se critica se debe de dar solución.

Por otro lado, el gran vicio que existe en estas fiestas democráticas es la simulación, es la tonta creencia de los personajes o figuras que por el simple el hecho de ser candidato se les debe de rendir tributo y no que ellos se acerquen a los grupos para poder llegar acuerdos que beneficien, a la sociedad al partido y a los grupos, muchos me dirán, pero como, pero tristemente es la realidad.

En todo momento escucho calificaciones despectivas hacia algunos institutos políticos, más la realidad los partidos políticos no tienen la culpa de los actores y esto si es una realidad que preocupa, hace unas semanas mencionaban este mismo medio, que esta elección del 2016 en particular, la definirá la confianza que cada candidato siembre en sus electores, porque aquí en pleno apogeo de las redes sociales y tecnologías, la simulación queda a simple vista y los mercenarios que se atrevan a simular repuntes o preferencias lo pagaran con sus derrotas pre destinadas.

Cito al gran analista, escritor, filósofo y aprendiz de la vida a Fernando Savater de su libro “Ética de Urgencia⬝ donde dicta que la deliberación ética se impone porque somos mortales. Si fuésemos inmortales podríamos hacer lo que nos diese la gana. Porque menciono esto, porque simplemente el poder o la atención generalizada que atrae ser candidato o gobernante muchas veces recae a que son los elegidos y que en algún momento la sociedad debe de dar gracias que se bajaron de sus altares a convivir por poco tiempo a lo que en algún momento entendieron ellos a lo común.

Para ser más claros, los candidatos deben tener en sus conciencia que antes que nada se deben a la sociedad y sobre todo a las necesidades de los demás, deben de entender que si están a donde están es para cumplir los intereses del pueblo y no solo de cúpula.

En estos tiempos de cambio, la realidad tiene que ser llevada con ética y moral, los candidatos deben de ser personas confiables que entiendan u escuchen a la sociedad, es momento de seguir adelante con este proyecto de nación, es momento de que la sociedad y los partidos políticos busque a nuevos talentos, nuevos rostros, nuevos proyectos, es momento de elegir a gente profesional a gente que esté preparada para los retos del mañana y no agente que solo quiere un cargo por llenar su ego, aun a sabiendas que ni siquiera un discurso en un papel puede leer.

Como dijo el gran Jesús Reyes Heroles en su discurso “La fuerza de la Política” con motivo de la constitución del Movimiento Nacional allá por el año de 1973 “Unas y otras son palabras cargadas de razón, puesto que entrañan una coincidencia en lo que puede ser la base para la evolución política de México. Es aquella que en el siglo pasado se trató de alcanzar y hoy estamos a unos pasos de hacerla una realidad y estoy consciente que la preparación y la ética serán la llave de la política profesional del mañana y juntos lo haremos posible⬝