Ver más de Oídos Sordos

Capacitación para la democracia

Si bien es cierto, en esta última década las democracias modernas son democracias de partidos, y esto da pie a que fluyen los valores civiles y democráticos para que se cumplan con las demandas de la población en general, porque si bien es cierto, las responsabilidades de todo militante o cuadro es que deben de competir por los espacios que su partido político ofrezca y una de las tantas responsabilidades de los partidos políticos, es ofrecer una capacitación y profesionalización digna a todos sus militantes y cuadros para que cuando compitan por alcanzar el poder, lo hagan de una manera respetuosa y convincente, y cuando alcancen el poder lo hagan de una manera honesta con una vocación participativa, basada en una cultura política socialmente responsable.ç

Esto nos da pie, a que los países desarrollados utilizan una capacitación constante a sus servidores y funcionarios públicos, y en ellos siembran la honestidad y el buen servir para la sociedad en general.
En cara a estas elecciones del 2016, no solo se tienen que postular a candidatos triunfadores, si no proyectos exitosos que garanticen un verdadero desarrollo social y sea la plataforma idónea para el beneficio social colectivo.

Citaré en este punto al Presidente Nacional del P.R.I., al Doctor Cesar Camacho Quiroz donde acertadamente menciona que en México es una obligación cerrarle el paso a la improvisación en el desempeño político pues no hay tiempo para errores en las decisiones de gobierno, en el trabajo legislativo y en la gestión de las demandas sociales, hasta aquí mi cita.

Por ello, el conocimiento es la clave para realizar la tarea política con acierto, porque estamos en un mundo de cambios y esto nos obliga ciertamente a actuar conforme a planes y proyectos y no a solo simulaciones y compadrazgos políticos.

El P.R.I en esta situación está haciendo una labor de gran magnitud con la Escuela Nacional de Cuadros en donde los jóvenes hagan un relevo generacional que marquen diferencias positivas y que en todo el país y en todos los niveles se vean reflejado que los nuevos cuadros están más y mejor preparados que sus antecesores.

Por ello y ante lo antes expuesto, es necesario que los partidos políticos retomen el camino y regresen a lo fundamental, a la implantación de valores y a sembrar proyectos en sus futuros candidatos para que ejerzan con lealtad integridad y eficiencia las responsabilidades públicas que el pueblo les confiera y las tareas que su partido político les asigne.

Hace pocos días leía un artículo de Eduardo del Rio, mejor conocido como “Rius⬝. Donde él hace mención que el cambio verdadero radica en nuestra manera de actuar al ver las cosas, por ello, el fin básico de todo ser humano es, prepararse ser humildes y el respeto a nuestros semejantes.

La nueva generación de políticos tiene que ser, como lo que acabe de comentar, para una nueva era de la política, se necesita la honestidad, la sencillez, la profesionalidad y la fuerza para creer que no hay límites, porque los limites los pone uno mismo.

Hay cosas que el espacio no pone en su lugar, pero el tiempo hará lo necesario para que así suceda, gente que al final no es política, pero cuentan con un gran potencial y profesionalidad para poder ocupar cualquier cargo de elección popular, tarde o temprano llegara, no porque yo lo diga, sino porque la sociedad los pondrá ahí. Los pondrá en el lugar que se merecen.

México tiene mujeres y hombres con carácter y con una trayectoria brillante, que no han necesitado cobijo de personas de poder, para abrirse paso, solamente han necesitado su calidad moral y su gran ética profesional, para ser lo que son hoy en día.

Porque recordemos, que los valores son esas cosas que todo el mundo sabe que existen, pero siempre olvidan.

DESPERTEMOS AL CAMBIO, ES TIEMPO DE ACTUAR.