Ver más de Opinión

Caravana de migrantes

Miembros de la caravana migrante que inició desde países centro americanos, pasando por México hasta llegar a Estados Unidos llegaron a este país queriendo entrar por Tijuana. Inspectores del servicio de aduanas y fronteras de Estados Unidos permitieron la entrada a varios solicitantes de asilo para su procesamiento, poniendo fin a una breve impasse por falta de espacio.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, CBP por sus siglas en inglés, no dijo cuántos miembros de la caravana pudieron cruzar la frontera el lunes, los organizadores dieron a conocer que solo ocho personas pudieron pasar

Unos 140 más siguen esperando en México para entregarse en el paso fronterizo de San Ysidro, en San Diego, el más transitado del país, dijo Alex Mensing, organizador de proyecto de Pueblo Sin Fronteras, el grupo que organizó la caravana.

Pero esto no es todos el gobierno de Estados Unidos anunció que desplegó alrededor de unos 35 fiscales auxiliares y a 18 jueces a la frontera con México para poder lidiar con la caravana de migrantes. Estados Unidos está reforzando sus recursos judiciales en la frontera con México para lidiar con una caravana de solicitantes de asilo que intenta ingresar al país, dijo el fiscal general Jeff Sessions.

Abogados estadounidenses ofrecieron asesoramiento legal gratuito en Tijuana, advirtiendo a los migrantes que podrían ser separados de sus familias o que además podrían estar detenidos durante meses.

Más de 100 personas, en su mayoría de Honduras, Guatemala y El Salvador, han acampado en una plaza cerca de la entrada del puente peatonal San Ysidro que conduce de México a California, esperando su turno para entrar a Estados Unidos. Después se aseguró que de las primeras ocho personas Cuarenta y nueve inmigrantes más pudieron cruzar, en su mayoría mujeres, niños y personas transgénero, pasaron el miércoles para pedir asilo, elevando el total de ingresos a 74, según los organizadores del grupo.

Los solicitantes de asilo generalmente son detenidos durante tres días en la frontera y luego son entregados al Servicio de Control de Inmigración y Aduanas.Si pasan una evaluación inicial con un funcionario de inmigración, los solicitantes pueden quedar detenidos o salir en libertad en Estados Unidos, pero con un monitor de ubicación en el tobillo, hasta que sus casos se resuelvan, algo que podría demorarse varios años.Casi el 80% de los solicitantes pasaron la evaluación inicial entre octubre y diciembre, pero pocos de ellos obtendrán la protección de forma definitiva. La tasa de denegación de asilo entre salvadoreños fue del 79% entre 2012 y 2017, según el Transactional Records Action Clearinghouse de la Universidad de Syracuse. Por detrás están hondureños, con un 78%, y guatemaltecos, con el 75%. segun informó Debate

Pero esto no es todo, Según el Universal, el fiscal estadounidense Jeff Sessions informó que se presentaron cargos criminales contra 11 miembros de la caravana, según el comunicado, los cargos se habrían presentado porque estas 11 personas entraron ilegalmente al país y uno de ellos ya había sido deportado con anterioridad. El jefe de departamento dijo que no se quedaría cruzado de brazos y haría cumplir las leyes inmigratorias. También dijo que las personas que quieran ingresar a Estados Unidos deberán de cumplir las leyes no romperlas.

Este acto es un capítulo más en el gobierno de Trump en cuanto a la relación a los migrantes, por una parte están los migrantes que van con la esperanza de entrar a un país de oportunidad, el sueño americano, obtener el asilo político que tanto anhelan y por otro lado la reafirmación de las políticas estadounidenses anti inmigrantes de Trump, al no permitir la entrada y ejerciendo lo que mejor saben hacer, soberanía con el pretexto de la seguridad de sus ciudadanos, y además que no pidan el asilo en Estados Unidos que mejor lo pidan en México a dando entender que ellos no quieren más latinos en gringolandia. Según Milenio, lo que el gobierno de Trump ha dicho acerca de la caravana de migrante es que es un intento deliberado de socavar sus lees y sobrecarga de su sistema y con esto justificar el envío de más jueces a la zona fronteriza.

Incluso el señor presidente Donald Trump con cerrar la frontera con México, pero ya sabemos sus impulsos de decir las cosas sin pensar, cerrar las fronteras es algo que no puede hacer asi nadamas porque se le ocurrió.La solución nunca será cerrar la frontera, sino al contrario, si Trump hiciera esto se estaría “disparando al pie”. Como todo se deben de buscar alternativas que permitan legalizar a miles de personas que su único delito fue cruzar a Estados Unidos buscando una vida mejor. Y también las autoridades de México deben de encargarse de enfrentar el problema de la migración, atendiendo sus causas de manera humana.

Y como es de esperarse, Trump, acusa a los líderes de las minorías demócratas en ambas cámaras por tener leyes tan flexibles, que permiten que los migrantes puedan evadirlas y quedarse de forma indefinida en Estados Unidos y a México por que deja que pasen los migrantes a su país.

Texto de: Norah Fernanda Ponce