Monitor Nacional
¿Cómo deberíamos llamarle?
Nacional | Redacción
26 de abril de 2017 - 9:30 am
wecandoit
El feminismo no es un movimiento de la presente década, tiene su debida historia y se respeta, aunque últimamente como ya lo dije se ha visto en la necesidad de transformarse y tener más fuerza

Por: Samantha Reneé Villa González

Los crímenes y ataques sexuales,  emocionales y físicos contra mujeres se han visto en aumento durante los últimos años y no quiero decir sólo violaciones, abusos o golpes, sino hasta insultos, “piropos” en la calle, chiflidos o cualquier acción o palabra que es indeseable de escuchar para una mujer. No obstante lo anteriormente mencionado, ataca a mujeres desde la adolescencia hasta la adultez haciéndolas sentirse incomodad, preocupadas e intimidadas en las calle aunque claro no aplica para todas; sin embargo estos son solo un tipo de ataques pues también se dan las desigualdades laborales, estudiantiles, económicas y sociales y dadas estas condiciones, durante los pasados años ha surgido con más fuerza el movimiento feminista que unos entienden como el empoderamiento de las mujeres, otros como tratar de elevar a la mujer y otros más como simple equidad de género, entonces ¿Cómo deberíamos llamarlo realmente?

El feminismo no es un movimiento de la presente década, sino que tiene su debida historia y se respeta, aunque últimamente como ya lo dije se ha visto en la necesidad de transformarse y tener más fuerza; la equidad de género, por otro lado, es de escucha más común pues desde que lo recuero desde primaria en los libros de formación cívica venia ese tema, además de que el gobierno siempre ha tratado de enseñarlo y difundirlo.

Soy una mujer de dieciocho años de edad que no ha experimentado un acoso o violación “fuerte” por así decirlo de mis derechos humanos que antes de mujer son de un ser humano; he vivido acoso de hombres en la calle cuando a veces camino de ida o regreso a mi casa como los típicos “guapa”, “¿A dónde vas?” y demás frases a las que nunca les presto atención y la verdad me son indiferentes. Y a pesar de ser mujer y estar segura de mis convicciones como persona, entiendo que hay muchas otras que se ven envueltas en situaciones verdaderamente preocupantes y extremas y que, como en mi caso, no pueden ser ignoradas o tomarlas con indiferencia y por supuesto causa enojo, coraje, simpatía y despierta las ganas de actuar contra aquellos individuos con carencia de educación y no solo de mujeres ya que últimamente los hombres también se han ido sumando a favor de la defensa de las mujeres, pero me encuentro en la disyuntiva de si la defensa por nuestros derechos como personas debería llamarse feminismo.

Desde la particularidad de mi pensamiento el feminismo per se, es una palabra que se presta a muchas confusiones como las que mencione al principio de este artículo, tales como si es un movimiento para estar por encima de los hombres, para empoderar a las mujeres o para crear una idea de supremacía de las mujeres (que en realidad es el hembrismo)  yo sé que no es así, peri muchas (os) otros no, y por tal motivo no me parece pertinente el nombre de feminismo que se le da a la equidad de género, debería ser llamado simplemente equidad de género

Lo que todos como la sociedad mexicana que somos deberíamos buscar es la equidad de género, acabar con las desigualdades sin fundamento y sobre todo educar tanto a hombres como mujeres al respecto y es justo por eso que para mí no hay una palabra que describa mejor lo que se busca que la palabra equidad, pues habla por sí misma de buscar que ambos géneros estemos al parejo dependiendo de las necesidades que tenemos; es importante educar, cultivar y trabajr tanto con las mujeres como con los hombres, hacer análisis cautelosos de que es lo que sucede y trabajar con ambos pues al final de cuentas como una sociedad compuesta que necesita de cooperación y trabajo colaborativo en un nivel que toda la población pueda entender y no cause malinterpretaciones o sentimientos erróneos, además de que emane el sentimiento de que los dos géneros están envueltos en el cambio.

TAGS: , , ,