¿Cómo se hace una campaña Políticamente Correcta?

Igual que en todas las ciencias, en la política hay reglas que podrían considerarse “de libro de texto⬝. En esta elección, los estrategas fallaron catastróficamente pues evitaron observar los más sencillos parámetros de comunicación política: lo que llamamos el 101, el for dummies, lo que un matemático conocería como “la fórmula del chicharronero⬝. Les paso un acordeón #palaotra.

2. Conócete a ti mismo y define tu entorno. Lo primero que necesitas es conocer cuánto y cómo te percibe la opinión pública, la opinión publicada, los liderazgos políticos y empresariales y demás potenciadores de tu mensaje. En este punto tienes que gastarle y definir buenos parámetros de éxito con base en estudios confiables y optimización profesional y especializada. La agenda política, ciudadana, mediática y la de tu proyecto deben engarzar perfectamente y debes valerte de tus ventajas para surfear la ola hacia un mayor conocimiento y voluntad de voto.

3. Define tu proyecto. ¿Quién eres? ¿Qué vas a hacer? ¿Cómo y cuándo? ¿Cuáles son tus motivaciones y metas? Todo eso se debe poder responder con la más simple oración. Genios de la comunicación como Clemente Cámara, lo llaman Concepto Rector y es el punto de origen de todas tus acciones de estrategia y comunicación.

4. Cree en ti, en tu líder y en la política. Suena como poster de gatitos, pero ya no está de moda presentarse como “ciudadano⬝, todos somos; ni como mesías, nadie es. Hasta AMLO dejó atrás el inútil “al diablo con las instituciones⬝ pero seguimos escuchando partidos que se presentan como “movimientos ciudadanos⬝ y candidatos que buscan el voto activamente pero se definen como “no políticos⬝⬦ todo eso es contradictorio y contraproducente. ¡No hay urnas “medio embarazadas⬝!

5. Cuenta tu historia. Contar con una narrativa honesta y directa sobre toda tu carrera política y las verdaderas motivaciones que te llevan a buscar una posición pública te hace a prueba de balas en entrevistas y debates. No te tienes qué estar preguntando por cómo te ves o cómo lo dices, cuando aprendes a valorar tu propia persona y experiencia.

6. Cualquier acción o pieza de comunicación debe partir de tu definición y pasar por alguna de las directrices o trayectorias de tu estrategia, el resto es irrelevante. Una vez que tienes eso, puedes comenzar a ensayar retórica, imagen, piezas publicitarias, etc.

7. Publicita. Juega en todas las que puedas, busca todos los foros, define tu postura en los principales debates de la agenda nacional, noticiosa, política y relaciónalos positivamente contigo y con tu proyecto. Recuerda que todos los votos cuentan, si pierdes, recuperas por escaños; por eso tienes que ganar puntos en todos los combates y más en los que se ven perdidos porque al final, lo que cuenta es la integral.

8. Contrata profesionales. El peor y más implacable asesino de liderazgos políticos es un charlatán o dizque consultor. Mucho cuidado. No te fijes tanto en sus colores, filias y fobias; como en sus datos, cómo los procesa, su experiencia, capacidad, profesionalismo y certeza política. Es indispensable un buen think tank para evaluar, reevaluar y redefinir mensaje, ritmo y tiempo. No contrates a tus cuates o a los que te hacen sentir seguro, a ellos invítalos a comer y a los actos de campaña.

9. De la misma manera que en el marketing el “call to action⬝ no es “compra esto⬝, en política tampoco es “ vota por mí⬝, a los políticos se les ha olvidado que se espera mucho más de la ciudadanía que su simple voto. Los ciudadanos no están dispuestos ya a dar siquiera su voto a un proyecto político sin liderazgo, pero sí están dispuestos a seguir, retuitear, dar like, participar y hasta donar dinero para proyectos con sentido común y común sentido. Ya no llaman  a la militancia a militar, a la ciudadanía a participar, todo se ha vuelto un pleito de abogados. Luchan en elecciones tan competidas, porque no logran comunicar efectivamente las diferencias  entre sí mismos y la competencia.

10. Define tus audiencias y optimiza tus mensajes por vehículo. Me canso de ver spots en tele que deberían ser de radio, anuncios de Youtube que deberían estar en la tele⬦ toneladas de dinero que nadie pela en las redes sociales. Cuando claramente los mensajes no están siquiera enfocados al target de cada medio, las campañas no solo significan dinero en la basura, sino que distancian a los ciudadanos del acontecer nacional, lo que permite que la opacidad y la corrupción reinen.

1. Necesitas un líder político. Finalmente, pero lo más importante. Si no cuentas con una verdadera mujer u hombre de estado capaz de llevar la carga y responsabilidad de ejercer un cargo público, ni te molestes en hacer la campaña⬦ el fracaso es inminente.

Nota para los consultores: ¡No te vendas a fraudes políticos!

Nota para los ciudadanos. Tú votas, tú mandas⬦ después, las quejas sobran.

La Política es la ciencia y el arte de la más plena convivencia humana en su máxima libertad. No deberíamos llamar políticos a los farsantes que saben llamar la atención a la pantalla, pero no a la verdadera política.