¡Como te ven, te tratan!

Tenía mucho rato que me había quedado por ahí empolvado en una esquina, esperando el momento adecuado para regresar a contarles una historia que hubiera movido mis sentidos y la encontré.

En este mes de octubre tuve la oportunidad de pensar en un cambio de auto, y me decidí a tomar como primera oportunidad a la Agencia Hyundai de Cuautitlán, en el Estado de México. El trato que recibí fue totalmente horrible, desde la falta de atención del vendedor; hasta la prepotencia y la absoluta falta de respeto del supuesto “Gerente de Ventas”. Les cuento que este hombre, al no aprobarse mi crédito automotriz, se burló totalmente de mí; cuando le pedí que me actualizaran sobre el proceso de devolución, del apartado que hice para la compra.

El tipo, y lo llamo así; porque para mí, no merece otro título, se dignó a reírse y a decirme que si quería tener noticias o actualizaciones de mi devolución; pues me tenía que esperar hasta que él se comunicara conmigo. Incluso me indicó que dejara de estarle haciendo presión y que si yo acudía a la agencia, forzosamente debía tratar con él y con nadie más. Lo que él olvidaba es que siempre hay otros Gerentes, Dueños y demás personas por encima de él; pero si les ha pasado que se encuentran con gente que por su posición o puesto de trabajo, se sienten tocados por Dios, entonces ya me entenderán.

Al final y gracias a la vida, tuve la oportunidad de conocer a la Srta. Norma Muñoz; quien desde que entré a su agencia, me trató de maravilla. Aquí no aplica el “como te ven te tratan”; pues a pesar de que nunca he gustado de ir muy arreglado, recibí un trato de primera calidad.

Norma se encargó de hacerme ver, todas las oportunidades que tenía para adquirir un nuevo auto. Me llevó en un proceso tan rápido, que antes de recibir mi devolución de dinero con los prepotentes de la otra agencia; yo ya había hasta firmado mi contrato con Norma.

En esta experiencia aprendí que siempre existirán personas que se sentirán superiores a nosotros, que nunca nos tratarán por igual en todos los sitios; mucho depende de qué vestimos, qué auto tenemos o hasta el color de nuestra piel. Mi más grande reconocimiento a esa mujer que estuvo ahí pendiente y sonriendo, a pesar de que nos tocó un proceso en donde teníamos diariamente que ajustar alguna cosa.

Hoy por hoy, es muy grato acudir a una tienda, a un restaurante o en este caso; a una agencia de autos y poder salir con una sonrisa en la cara, y con la satisfacción de que recibiste un trato Premium, aún sin ser un cliente preferencial. Aquí debo contarles que el Gerente sin duda, también metió un poquito de tiempo y esfuerzo, para lograr darme una oferta que cautivó toda mi decisión de compra. En serio y sin sentirme comprometido a nada, tanto el Gerente, como la Srta. Norma Muñoz, me dieron el mejor trato que he recibido en años.

Yo estoy totalmente agradecido con Renautl Cuautitlán, por esta maravillosa oportunidad, servicio y atención. Y me encantaría recomendarles a todos ustedes que siempre vean otras opciones, NO se queden en un sitio por pena; si NO te tratan bien, entonces lo mejor es ir a otro lado. Eso aplica en el trabajo, en la escuela, en una tienda comercial y hasta en la pareja. Quien no te trata bien simplemente no tiene ni un mínimo de interés en hacer algo por ti.

Pase lo que pase en tu vida, siempre; pero realmente siempre, existirá una oportunidad de tener algo mejor, la clave está en no desesperarse. No hay que olvidar que siempre hay muchos peces en el mar.