Monitor Nacional
Con perspectiva en derechos humanos
In-Pulso SocioPolítico | Maria E Plaza
28 de septiembre de 2015 - 8:43 am
DH-MN
Hoy, los esfuerzos a favor de los derechos humanos deben transformarse en valores agregados a la práctica social y política, normas de condición de la que se dotan a los seres humanos como parte de un proceso correlacional incluidos en las acciones ciudadanas, las instituciones nacionales y los procesos de construcción social, nuevos, evolucionados, diferentes

A más de medio siglo de haber conformado la visión de los derechos por el ser humano, los esfuerzos por proveerlos de universalidad, progresividad, interdependencia e indivisilidad son, hasta el día de hoy, el área de oportunidad de las democracias Latinoamericanas. El cumplimiento de las agendas de derechos humanos en América Latina ha sido por demás un camino largo, pero ya no podemos volver atrás para enfrentar los nuevos retos en este contexto. El mundo entero está reconfigurándose y América Latina y México, no pueden ser la excepción.

Me atrevo en las siguientes líneas a invitar a una nueva reflexión de perspectiva social sobre derechos humanos: analizar y proponerlos a favor de las sociedades plurales y democráticas de América Latina, a la luz de observarlos como una forma de gobernar al recrear espacios de transversalidad, sin mermar nuestras prácticas culturales, etnias o creencias; evitando violentar la sociedad ya violentada por los retos sociales, económicos y políticos de la región.

En esta perspectiva social entra también lo que día a día realizamos a favor del respeto de los derechos humanos; más allá de la exigencia natural, es importante la construcción de otras acciones, innovadoras y fortalecidas, para complementar lo que tradicionalmente se ha hecho para fortalecer la dignidad humana y con ello, la democracia y su perspectiva social.

Hoy, los esfuerzos a favor de los derechos humanos deben transformarse en valores agregados a la práctica social y política, normas de condición de la que se dotan a los seres humanos como parte de un  proceso correlacional incluidos en las acciones ciudadanas, las instituciones nacionales y los procesos de construcción social, nuevos, evolucionados, diferentes.

Es por ello que, en esta ocasión, se llama al cumplimiento de los derechos humanos, pero como procesos insertos en todas las esferas (política, económico y social) y supone también, obligaciones y responsabilidades desde dos sentidos:

Político: al complementar la norma jurídica con las prácticas a favor de la ciudadanía; su compromiso es también con el fortalecimiento de los tratados internacionales a favor de la unión de las normas nacionales con las internacionales.

Social: que une su compromiso con acciones proactivas a favor del respeto pleno de los derechos humanos. Esto no significa dejar de lado las prácticas naturales a favor de los derechos humanos, pero obliga a innovar la forma en cómo son comprendidos y exigidos.

Acostumbrados a exigir respeto pleno a los derechos humanos desde la esfera política, corresponde también comenzar a exigirlos en la esfera social; si el deseo es fortalecer la democracia, su nombre le da el atributo de lo que nos toca hacer como ciudadanos comprometidos con el desarrollo del país con nuevas y mejores prácticas para este fin.

TAGS: , ,