Confuso e inexplicable, el dominio de Yanquis sobre Mellizos

 

En 2004, Alex Rodríguez impulsó a Miguel Cairo a la registradora con un doblete de terreno para que los Yanquis de Nueva York emparejaran la Serie Divisional ante los Mellizos de Minnesota a un juego por equipo. Nadie sabía que ese sería el inicio de la racha más dominante en la historia de los playoffs de las Grandes Ligas.

 

Desde entonces, los Yanquis han ganado 13 partidos de playoffs en fila ante Minnesota, rompiendo la marca de los Medias Rojas de Boston sobre los Angelinos de Los Ángeles por dos partidos. Es cierto que la diferencia en nómina siempre ha sido marcada a favor de los neoyorquinos. Este año, la nómina de los Mellizos es de 124.7 millones de dólares, mientras que la de los Mulos de Manhattan asciende a 218.2 millones.

 

Pero esa visión es un tanto simplista, aunque tiene fundamento. Minnesota ha tenido oportunidades para romper con el maleficio ante los neoyorquinos, y simplemente no han podido concretar. Aquí un vistazo a sus mejores oportunidades: 

 

  • En ese mismo 2004, Minnesota cayó en extra innings en el Juego 4 por 6-5. En esa ocasión los Mellizos ganaban 5-1 en la octava entrada gracias en parte a un doblete productor de dos carreras de Lew Ford. No obstante, Ruben Sierra pegó un cuadrangular de tres carreras en la alta de la octava entrada con un out ante la serpentina de Juan Rincón. Un wild pitch en la undécima permitiría anotar a Alex Rodriguez la de la diferencia y Mariano Rivera aseguró el triunfo. 
  • Cinco años más tarde, los Mellizos estuvieron a punto de llevarse el Juego 2 en el Yankee Stadium. Minnesota llegó a la novena entrada con ventaja de 3-1, aprovechando una joya de pitcheo de Nick Blackburn. No obstante, Joe Nathan permitió un cuadrangular de dos carreras de Alex Rodríguez, y en la undécima fue Mark teixeira quien pegaría palo de cuatro esquinas para dejar a los Mellizos en el terreno.
  • Un año después nuevamente tomaron ventaja los Mellizos, ahora por 3-1 en la sexta entrada, pero un triple de Curtis Granderson impulsó dos carreras para darle la vuelta. Después que Jim Thome anotara “de caballito” para empatar el partido a cuatro, Teixeira se hizo presente con otro cuadrangular para dar el triunfo a los Yanquis.

 

En total, Minnesota ha perdido 16 partidos consecutivos en playoffs, (también fueron barridos por los Atléticos de Oakland en 2006), empatando una marca en los deportes profesionales de Estados Unidos con los Blackhawks de Chicago, de la NHL, quienes alcanzaron esa marca entre 1975 y 1979.

 

Durante ese tiempo, Minnesota ha contado con algunos de los mejores peloteros en la historia de la franquicia. Justin Morneau, Torii Hunter, Jim Thome, Joe Nathan, Corey Koskie y Joe Mauer, entre otros. Recientemente, Miguel Sanó, José Berrios, Nelson Cruz, Mitch Garver y Kyle Gibson. No obstante, siempre parecen quedarse a un hit, una carrera, un out de lograrlo.

 

Al final no parece existir una explicación clara, salvo, tal vez, que han enfrentado cuadros superiores. Durante ese mismo periodo, los Yanquis han contado con Teixeira, A-Rod, Mariano Rivera, Andy Pettitte, Derek Jeter, Robinson Canó y Hideki Matsui, entre otros.

 

Este año, los Yanquis son serios candidatos al título. Aaron Judge, Didi Gregorius, Gleyber Torres y D.J. LeMahieu anclan el mejor lineup en el béisbol, y tras su actuación en la Serie Divisional lucen tan sólidos como cualquiera.

 

Con decepciones en las cuatro ligas deportivas más importantes de Estados Unidos (NFL, MLB, NBA y NHL), esperemos que pronto cambie la fortuna para los aficionados de las ciudades gemelas.

 

Las 8 del deporte

 

  • Y hablando de los Yanquis, ningún equipo llegará a la Serie de Campeonato tan fresco como los Mulos de Manhattan. Nueva York no batalló ante Minnesota en ningún partido, salvo un par de sustos con las bases llenas en el Juego 3. Tener el lineup completo y al staff de pitcheo descansado suele ser una enorme ventaja en la postemporada. Si a eso sumamos los problemas de los Astros de Houston en la Serie Divisional, el balance de poder podría estar cambiando de manos.
  • Para los Astros, las malas salidas de Zack Greinke y Justin Verlander en los Juegos 3 y 4 tienen que encender los focos rojos. Houston apostó a una rotación de tres brazos fuertes en la postemporada y sacar lo demás con el bullpen. Que Greinke haya permitido 6 carreras en 3.2 entradas ya era preocupante, pero que una noche después Verlander permitiera 4 carreras también en 3.2 entradas debe tener las sirenas de emergencia encendidas en Houston. 
  • A pesar de caer en el quinto partido de la Serie Divisional, la campaña de Tampa Bay es de admirarse. No solo se han mantenido en la pelea con uno de los presupuestos más bajos de las Grandes Ligas, sino que se pusieron a una victoria de dejar fuera al que muchos consideramos el mejor equipo en el béisbol. Hace dos semanas, parecía que ni siquiera calificarían. ¡Cómo cambia el deporte en una semana!
  • Y si alguien aún tiene dudas sobre los cambios constantes en el deporte basta con preguntarle a Clayton Kershaw. El as de los Dodgers de Los Angeles permitió dos cuadrangulares en lanzamientos consecutivos para desperdiciar la ventaja de 3-1 de su equipo en la octava entrada ante los Nacionales de Washington. Kershaw ha fallado antes en la postemporada, pero esta ocasión debió doler más, pues la última memoria de los aficionados relacionada con el serpentinero podría ser la del zurdo en cuclillas en el montículo con las manos en la cabeza. Kershaw ha sido uno de los mejores lanzadores de su generación, pero simplemente nunca encontró su mejor nivel en playoffs. Ver a Kershaw fallar en playoffs ha sido una constante y -justa o injustamente- para muchos ese será su legado.
  • Lo más triste del miércoles fue sin duda la abultada derrota de los Bravos de Atlanta. Disputando su primer juego definitivo en casa desde 2004, los Bravos permitieron 10 carreras en la primera entrada, terminando el partido, literal, antes de su primer swing del bat. Existen muchas cosas que deben agradar del equipo, en particular el desarrollo de Ronald Acuña y Freddie Freeman, pero la estrepitosa caída en la hora clave debe calar hondo a los aficionados, que además habían llenado el SunTrust Park.
  • Hablando de los aficionados de Georgia, vaya década de decepción que han tenido. Solo hay que considerar: Los Bravos no han ganado una serie de postemporada y fueron aplastados el miércoles en casa; los Halcones de Atlanta de la NBA llegaron a dos Series de Campeonato de la Conferencia Este, incluyendo una temporada de 60 triunfos en 2015, sólo para ser barridos por los Cavaliers de Cleveland de LeBron James; Los Halcones de la NFL desperdiciaron una ventaja de 28-3 para el mayor colapso en la historia del Super Bowl para cerrar la temporada 2016; la Universidad de Georgia lideraba por un gol de campo en series extra y tenían a Alabama en segunda y 26 desde la yarda 41 cuando Tua Tagovailoa encontró a Devonta Smith en pase de touchdown. Es cruel y doloroso el simple hecho de recordarlo.
  • ¿Qué les parece Chistian McCaffrey para Jugador Más Valioso? El premio casi siempre es para un quarterback y aún falta mucho por jugar en esta temporada, pero no hay un sólo jugador más importante para su equipo… y McCaffrey siempre sale a jugar.
  • Y así, la historia de resurgimiento de los Cafés de Cleveland duró exactamente una semana. Baker Mayfield, Odell Beckham y compañía fueron expuestos por unos disciplinados 49’s de San Francisco. Cleveland puede ganar la división, sin duda, pero para competir con los pesos pesados, como se esperaba antes de la campaña, aún le falta mucho.

Twitter: @rockowolf