Ver más de Inversionistas

Continuidad de subastas eléctricas representa disminución de tarifas

Ciudad de México. El pasado martes 4 de diciembre el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) anunció la suspensión de la cuarta subasta eléctrica a largo plazo con el fin de que las nuevas autoridades del sector revisen los procesos que la anterior administración venía manejando.

Sin embargo, este anuncio ha generado preocupación entre diferentes entidades como la Asociación de Energía Eólica (AMDEE), Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex), Asociación Méxicana de Energía Hidroeléctrica AC, Asociación de Comercializadores de Energía (COGENERA México) y la Asociación Mexicana de Derecho energético (AMDE), quienes sostienen que las subastas han convertido a nuestro país en un referente mundial por la competitividad de sus precios.

Resultó consternante para los involucrados porque a pesar de los meses de transición, el anuncio se dio tan solo unos días antes del fallo sobre las licitaciones -programado para el 18 de diciembre- en donde participaron 34 firmas con 396 propuestas de proyectos en donde se apostaba generar cerca de 4 GW e inversiones por 9 mil millones de dólares.

De seguir, el esquema de subastas podría atraer inversiones por 25 mil millones de dólares durante el sexenio y generarían en este mismo periodo, alrededor de 80 mil empleos, hasta alcanzar 200 mil en 2032, este ingreso de capital y el desarrollo de proyectos -sobre todo en energías limpias- se traducirían en mejores tarifas para los hogares mexicanos.

Entre los argumentos que se han expuesto a la nueva administración para la continuidad de las subastas, se encuentra principalmente la competitividad de los precios: en la primera ronda producir un MW costaba 47 dólares, en la segunda alcanzó los 30 dólares, mientras que en la última que se realizó llegó a los 21 dólares y gracias a ello se han logrado construir 65 centrales solares y eólicas en el país.

Además de contribuir a la producción eléctrica en México, los proyectos que se han concretado -y los que están aún en desarrollo- están ayudando a que el país reduzca su huella de carbono, cumpliendo así con los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París y disminuyendo las tarifas de forma paulatina.