Ver más de Opinión

COPARMEX: LA CONCIENCIA SOCIAL DE LOS EMPRESARIOS DE MÉXICO HOY

Ciudad De México .- En un país donde reina la corrupción y la impunidad en todos los niveles, donde los intereses personales se anteponen al interés público, donde los políticos mantienen secuestradas a las instituciones como la Fiscalía General, la Fiscalía Anticorrupción, ahora la Fiscalía para Delitos Electorales y, seguramente pronto, el Banco de México, es una bocanada de aire puro encontrar a un organismo como Coparmex.

Lo digo no por sus dichos, sino por sus hechos: Coparmex, que desde años ha sido considerada “la consciencia del sector empresarial” ha mantenido una posición de vanguardia, incluso encontrada en ocasiones con los del resto del sector empresarial, en temas tanto económicos como políticos y, sobretodo, sociales.

Me preguntaba por qué Coparmex se mete en temas que no tienen que ver con las empresas o la economía, al menos aparentemente. La respuesta la encontré en sus principios: ellos anteponen el Bien Común al interés del sector empresarial o de alguna de sus ramas o industrias.

Eso sin duda lo hace ser un organismo de vanguardia no sólo en México sino a nivel internacional. A principios de año, encabezada por Gustavo de Hoyos, su Presidente Nacional, Coparmex decidió no suscribir el “Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar”, convocado por el Presidente Peña Nieto (vaya que en este país se necesita valor para decirle “no” al Presidente de la República), por considerarlo superficial y tener como objetivo simplemente una estrategia de imagen y posar para la foto, y no un verdadero acuerdo que tanto necesitaba nuestro país en ese momento.

Además, Coparmex decidió plantarse históricamente en el Ángel de la Independencia para exigir que los políticos no detuvieran la conformación del Sistema Nacional Anticorrupción, fotografía que ocupó todos los periódicos nacionales al día siguiente y consiguió, finalmente, que el camino de la ruta en contra de la corrupción continuara su rumbo.

Más recientemente, Coparmex ha conseguido lo que nunca se había logrado: elevar el Salario Mínimo General no solo con base en la inflación, sino dentro de una estrategia que han denominado “Nueva Cultura Salarial” que tiene como objetivo recuperar el valor real del salario de los mexicanos, particularmente los que menos ganan. Lo hicieron elevando el salario no sólo proporcionalmente, sino también en pesos y centavos, ante la sorpresa de los líderes sindicales de los trabajadores, que quedaron rebasados con la posición de los empresarios.

Sin embargo, hubo algunos detractores de esta posición. Algunos, economistas, pocos en realidad, y otros organismos empresariales, advertían que, de hacerlo, podría detonar la inflación o provocar un “efecto faro” en el resto de las negociaciones salariales. Mentira: Nada de eso ocurrió. No conformes con eso, Coparmex ahora insiste en que en noviembre próximo se vuelva a elevar el Salario Mínimo para ponerlo ya a la par de la línea de bienestar de la pobreza del Coneval.

Da risa ver algunos “expertos” como el periodista David Páramo diciendo que es irresponsable, que el Presidente de Coparmex tiene un “interés político” detrás, que generará inflación, que además son pocos los que ganan el Salario Mínimo (¿si son pocos entonces por qué va a generar inflación?). Por cierto que, según Páramo, estas posiciones del organismo empresarial han provocado que por lo menos un par de sus socios más importantes se hayan decidido salir de ahí. Claro que Páramo no aclara cuáles. En lo personal, he podido corroborar que, precisamente a partir de estas posiciones del Sindicato Patronal, más empresas han decidido afiliarse a Coparmex en sus más de 80 delegaciones en todo el país.

David Páramo podrá decir lo que quiera, claro que para él decir no implica ni verificar y menos argumentar o demostrar. Yo veo a una Coparmex más fuerte que nunca. Una Coparmex que se ha convertido en un gran interlocutor entre la sociedad y la empresa. El único organismo empresarial que está siendo responsablemente activo en temas sociales, como al conformar junto con más de 100 organizaciones sociales un colectivo, cuya labor es verificar que todas las tareas de reconstrucción después del Sismo en septiembre se realicen con transparencia.

Además del tema de la transparencia de recursos en la reconstrucción, en #Epicentro, la Coparmex impulsa #VamosPorUnaFiscalíaQueSirva, un colectivo denominado #VamosporMás con el objetivo de lograr un #MxSinCorrupción y ahora, apenas el viernes pasado, la Coparmex junto con la Barra Mexicana Colegio de Abogados presentaron en Nueva York la iniciativa #MxForDreamers. ¿El objetivo? Que despachos de abogados en los Estados Unidos brinden asesoría jurídica gratuita a los Dreamers allá, ante las políticas antiinmigratorias que ha tomado el Gobierno de Trump; y acá, los empresarios canalicen a quienes regresen a México a alguna de sus 36 mil empresas en todo el país, para buscar un trabajo.

Definitivamente, México necesita a más líderes como Gustavo de Hoyos, a nuestro país le urgen más organismos sociales con el compromiso social de Coparmex. El Sindicato Patronal es, hoy más que nunca, la conciencia social de los empresarios de México.

¡Enhorabuena!