Monitor Nacional
Cosas que se deben hacer desde que son pequeños
Portada | José Gregorio Contreras
11 de mayo de 2016 - 8:51 am
Ahorro-MN
Si comienzas a ahorrar y protegerte desde el momento que tienes a tu primer hijo es lo más ideal, el tiempo es tu mejor aliado

La educación ya no es como antes – piensa Lastenia con tristeza. Tiene tres hijas y lamentablemente es demasiado tarde para darles la educación que a ella le hubiera gustado. Concordia, la mayor de todas, quiere ser Licenciada en Gastronomía y tiene dos años esperando cupo en la universidad  y no sale en el listado. Régula, la segunda, quiere estudiar la Licenciatura en Turismo y no salió en el primer listado de la misma universidad. Tórtola, la menor de todas, está terminando la preparatoria y quiere estudiar Ingeniería Robótica, pero viendo la suerte de sus hermanas dice que quiere estudiar la Prepa otra vez para no estar de vaga como sus hermanas.

Lastenia tuvo la oportunidad de tener un plan de ahorro para los estudios de sus tres hijas cuando su finado esposo, Tertulio, ganaba buen dinero con su negocio de bienes raíces. Vivian cómodamente y se daban sus gustos. El finado de Lastenia decía: -Todos los meses vendo al menos dos casas, ¿Qué más puedo pedir?

Durante mucho tiempo se mantuvo la Bonanza pero nunca pensaron que “a todo puerco le llega su sábado”. Las ventas de los inmuebles cada vez eran más difíciles de realizar y los ingresos comenzaron a mermar. Ante tal situación, Tertulio se la pasaba muy preocupado, cuatro mujeres que mantener y todas de alto mantenimiento.

Ante tal situación, Lastenia siempre le decía preocupada: – Tertulio, ¿Cómo vamos a hacer cuando las niñas vayan a la universidad? Las tres solo se llevan un año de diferencia entre una y otra, ¡Va a ser un gasto muy fuerte! –No te preocupes mujer, entrarán a la universidad pública si no consigo dinero para ese entonces- le decía Tertulio con tranquilidad, aunque internamente estaba muy preocupado, él quería lo mejor para sus niñas.

Lo cierto es que Tertulio pasó al otro mundo hace tres años, quedando Lastenia y las tres niñas sin ningún respaldo económico que garantice el estudio de ninguna en una universidad privada. Una historia más de una familia que quedo sin protección ante un hecho desafortunado.

A lo mejor, si estás leyendo este artículo, tú o alguna persona que conozcas es susceptible a este desenlace. En el caso de Lastenia y Tertulio, tener un seguro de vida asociado a un fondo de estudios para sus hijas, era una buena decisión.

Si comienzas a ahorrar y protegerte desde el momento que tienes a tu primer hijo es lo más ideal, el tiempo es tu mejor aliado. Tendrás 18 años para llegar a la meta financiera y así lograr tu mayor objetivo, que tus hijos puedan tener la educación universitaria que les dé un mejor nivel de vida. Si ya están más grandes, no te quedes con la duda, quizás estés a tiempo de poder hacerlo. Busca la ayuda de un asesor financiero y patrimonial.

Mientras tanto, Concordia y Régula, están buscando un trabajo en una tienda departamental para ayudar a su mamá para salir de los gastos. Por otro lado, Tórtola, no quiere salir de la prepa para pasar trabajo. Lastenia, solo vive de los recuerdos de cuando pudieron haber ahorrado y no lo hicieron.

¡Hasta la próxima vez!

TAGS: , , , ,