Ver más de Espectro

Crisis en la radio mexicana

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) va en serio con la apertura del mercado radiofónico. Como ya lo ha hecho público, entre 2015 y 2016 tiene planeado licitar 310 estaciones comerciales de radio, lo que representa un aumento de 24% sobre la radio concesionada. Hay dudas en el sentido de que algunas plazas soporten más competencia radiofónica, pero en general se aprecia que el IFT va por abrir todos los mercados. Esto es una novedad, pues en la radio el status quo se mantiene desde 1994, año en que fue la última vez que se entregaron concesiones de radio. En aquella época era Carlos Salinas el Presidente de la República, lo que deja ver el largo tiempo que ha transcurrido sin cambio en el número de estaciones de radio comercial.

El tema que ha causado mayor escozor en la radio es que el IFT también modificó la norma técnica de separación entre estaciones de FM, con lo que prácticamente se va a poder duplicar el número de estaciones en este cuadrante. La medida tiende a beneficiar a nuevos entrantes y a las estaciones de radio de AM que tenían pendiente migrar a la FM (y que por falta de espacio no lo habían hecho). Así, grupos como RASA o Radio Fórmula —que tienen varias estaciones de AM— ganan. En cambio, otros grupos como Imagen Radio o MVS que hace años hicieron una apuesta por la FM (y están concentrados en ella) serían afectados con la decisión. Así, la medida podría tener un impacto importante en el número de estaciones de radio, pero también en el pastel publicitario que se distribuyen y en el precio de los spots.

Estas medidas han ocasionado que MVS, un importante grupo de la radio, haya anunciado que deja de pertenecer a la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión (CIRT), agrupación que hasta ahora ha reunido a todas las estaciones comerciales. El agravio de MVS es que la CIRT no habría peleado lo suficiente en contra de la modificación técnica que afecta a sus intereses, con lo que una veintena de estaciones, todas en FM, de MVS y la familia Vargas han dejado la Cámara empresarial que en su momento presidieron Joaquín Vargas padre, y años después, el hijo. Eso sí, no están renunciado a la afiliación de la estación de AM que tienen en Mexicali para eventualmente migrar a la FM.

La CIRT presentó un amplio estudio técnico ante el IFT cuestionando la medida y a su presentación acudieron todos los grupos, incluido MVS con Alejandro Vargas. Sin suspensión en el amparo contra las decisiones del IFT no hay mucho más que por ahora la CIRT o los grupos de radio puedan hacer, pero es presumible que MVS y algunos otros pudieran litigar contra la medida.

Así, la radio empieza a sentir los vaivenes del cambio. Un cambio que podría ser bueno si se analiza la viabilidad económica en cada plaza. Sin embargo, podría ser muy ruinoso si se dan estaciones al por mayor sin estudios que analicen el mercado publicitario. Esto se vuelve aún más importante dado que los gobiernos municipales y estatales, que son de los principales clientes de la radio, por recortes presupuestales han venido disminuyendo sus inversiones en medios.

También, el IFT debe de cuidar que otro tipo de estaciones de radio —las sociales y las educativas— no violen la ley al comercializar sus espacios. Lo que tienen prohibido. Incluso, el IFT tiene que seguir cerrando estaciones ilegales, las que operan sin permiso, pues hay información que apunta a que este tipo de estaciones están comercializando spots de radio hasta en 10 pesos, con lo que cualquier esfuerzo serio de ampliar la competencia de manera ordenada entre concesionarios, quedaría anulado con este tipo de competencia desleal.

El IFT aún no inicia la licitación de estaciones de radio, pero tan sólo el anunciar cambios regulatorios está “moviendo el avispero⬝. El sector de la radio se encontraba en un estado de mucha pasividad. Los cambios, si son cuidados, seguro serán para el bien de las audiencias y ayudarán a oxigenar a una industria de la radio que buena necesidad tiene de ello.

Cambiando de tema:

1. Red Compartida. No la está teniendo fácil la SCT para sacar adelante el proyecto de red compartida mayorista, que viene desde la Constitución. El proyecto trae varios retrasos, el último es de cuando menos un mes y conforme pasa el tiempo parece ser que hay menos interesados. Además, es difícil de saber quién apostará por un proyecto que incluye tener como socio al gobierno, pero no queda claro qué va a aportar éste. Ya se sabe que el gobierno aportará las frecuencias y un par de “hilos⬝ de fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad, pero nadie conoce el estado real de ese par de hilos. Ayudaría a los interesados en la Red conocer a detalle el inventario de inmuebles del gobierno federal al que se podría tener acceso para desplegar la red y en qué condiciones se podría tener el acceso.

2. Spots y Elecciones. Los efectos que genera un modelo electoral sobrerregulado y anquilosado se pueden observar con tan sólo revisar lo que acontece en las campañas en EU y en las campañas mexicanas. En EU se observan: i) más debates, organizados por medios informativos; ii) un aumento en las audiencias en TV abierta y por cable dado el interés en sus coberturas noticiosas —por encima, por primera vez en meses, de la televisión por Internet tipo Netflix—; y, iii) un aumento en los precios de la publicidad —política y la comercial— dado que hay mayor demanda por estar en estos espacios. Con lo que todas las cadenas (ABC, NBC, CBS, FOX y CNN) están pronosticando un buen año.

En cambio, en México: i) los medios no pueden hacer debates y sus coberturas tienden a ser fiscalizadas por el INE; ii) las audiencias huyen de la radio y la TV cuando empieza el bombardeo absurdo de (malos) spots; y, iii) imposible comercializar espacios pues los partidos expropiaron para sí el tiempo del Estado en radio y TV. Así, mientras la ciudadanía en los EU está pendiente de las campañas y en el seno familar y social decidiendo por quién votar, en México hay total apatía.

3. Mancera y el NO circula. Curioso que la gente esté más molesta por no usar su coche o por lo complicado que se ha vuelto el escaso transporte público existente y no tanto por la mala calidad del aire. Al Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, le ha tocado “bailar⬝ con un problema que no es exclusivo de él. Sin embargo, hay que destacar que hasta ahora ha sido el único funcionario que ha dado la cara y pedido disculpas a los ciudadanos afectados. Ni el resto de los gobernadores que forman parte de la llamada ‘Megalópolis’, ni funcionarios federales de alto nivel, han hecho pronunciamiento alguno. Ojalá se valore la actitud transparente del Jefe de Gobierno.