Ver más de Colectivo Masivo

Cristian Castro se separa 28 días después de casarse

Ciudad de México.- “Hasta que la muerte los separe”. Es la frase que ha pronunciado tres veces Cristian Castro (México, 1974) y ninguna ha resultado verdadera. Parece que al cantante, hijo de la reconocida actriz Verónica Castro, el amor le juega mal. Hace apenas mes y medio daba por tercera vez el sí quiero, el primero en México. En una hacienda en Mérida, Yucatán, el intérprete de Azul se casó con la violinista Carol Victoria Urbán, a quién 20 días antes, el 7 de mayo, le proponía matrimonio en público durante un palenque de Mexicali.

Era, según sus palabras, “la mujer que había esperado toda la vida” y sin embargo, el amor solo le duró 28 días. El fugaz enlace pilló por sorpresa a todos, incluida su madre, quien no se contuvo en asegurar que no había acudido a la boda y que la noticia la “había sacado de onda”. “No sé ni por qué lo hicieron así, así decidieron ellos casarse y está bien. Ya ni modo, ¿qué le va a hacer uno?”, dijo en una entrevista al programa de cotilleos Ventaneando. Su sexto sentido de madre tenía razón y su hijo una vez más, tuvo que confirmar que la precipitada decisión no había resultado como esperaba. “Rompimos 28 días después de casarnos. Una vergüenza, realmente. Me avergüenza, pero si así se va a presentar el destino, yo cumplí y traté de estar bien. Ella creo que también trató de estar bien. Solo que no se pudo… Es todo”, expresó al programa de televisión argentino.

Cristian Castro y Carol Victoria Urbán, en su luna de miel en Suiza.

Las revistas del corazón mexicanas aseguran que todo ocurrió durante su luna miel. Justo en el momento más dulce y perfecto la pareja se dio cuenta de que no estaban hechos el uno para el otro. El cantante y la violinista tuvieron una fuerte discusión mientras estaban en Suiza, el pleito fue tal que él le pido que se fuera lo antes posible. Sobre el motivo Castro ha dicho que la premura fue el detonante. “No nos conocemos bien, no nos dimos tiempo para conocernos bien, eso es la versión real y por eso pasaron las cosas, malos entendidos, ni hablar”, explicó el mexicano.

Y aunque la prensa rosa mexicana toma por chiste el efímero enlace, el intérprete no. “Estoy preocupado, no es un chiste, no es un juego… Me juego muy rápido por el matrimonio a veces y por el amor”, confesó.