Monitor Nacional
Crítica: El Rascacielos
Portada | Álvaro Espíritu Santo
17 de mayo de 2016 - 11:15 am
El-Rascacielos-cartel-oficial
Una crítica de la historia basada en la exitosa novela de J.G. Ballard

En algunas ocasiones, las cinta de Ciencia Ficción no son solo sobre autos voladores o extra-terrestres que buscan dominar el planeta tierra.

Hay cintas de este género que buscan explorar la conciencia de los individuos y como los seres humanos podríamos reaccionar ante eventos catastróficos.  Una de estas cintas es “El Rascacielos” basada en la exitosa novela del mismo nombre escrita J.G. Ballard.

La cinta se centra en Laing (Tom Hiddleston) un médico que se muda a un prestigioso edificio diseñado por Royal (Jeremy Irons) en donde nada es lo que parece. Con el tiempo, Laing descubrirá que hay conflictos sociales y de poder que definen la verdadera estructura del edificio donde cada quien tiene intereses ocultos que intentan concretar.

Esta es cinta es verdaderamente algo aparte.  El primer acto de la cinta es inteligente y define de manera muy concreta lo que quiere decir. Este es un edificio donde  no hay una verdadera equidad entre las personas y donde los inquilinos son incapaces de ceder las comodidades y lujos en su vida.  Pero en el momento que la cinta llega a una marca que separa los dos actos (o mitades) todo da un giro de 180º.

La historia se vuelve un símil de “El Señor de las Moscas” en el que todos los habitantes de “El Rascacielos” empiezan a luchar los unos contra los otros por provisiones, lujos o simplemente para establecer su poder.   Este cambio tan drástico en la narrativa tendría mucho mayor sentido si fuera consistente con la primera parte de la cinta, pero en realidad se trata de dos polos opuestos en donde las intenciones y personalidades de los personajes llegan a cambiar drásticamente.

Lo que es peor, muchos de los misterios que son establecidos en la primera mitad de la cinta son completamente descartados.  El personaje de Tom Hiddleston cambia de un misterioso extraño a un introvertido y esquizofrénico individuo encerrado en su departamento.

¿Por que los personajes no simplemente abandonan su edificio? ¿Que es tan importante o maravilloso del edificio donde viven que vale la pena matar, robar o deshacerse de los demás habitantes del edificio?

No hay una verdadera lógica que conecte los sucesos entre los dos actos.  Las cosas simplemente “pasan” y todos los misterios que son establecidos en el primer acto simplemente son descartados no nunca son revelados.  Los personajes son simples herramientas de la historia que sirven un propósito claro y que solo funcionan para cumplir ciertas funciones.

La solución más simple nunca es explorada.  No hay un verdadero equilibrio entre el comentario social y la narrativa principal, las dos están completamente separadas la una de la otra y nunca logran unirse por completo.

Esto es una verdadera lástima.  La cinta tiene gran potencial que nunca es concretado.  De haber unido estos dos grandes ejes narrativos, la cinta hubiera sido una historia de ciencia ficción bastante inteligente con mucho más que decir que “los ricos y los pobres siempre estarán luchando los unos con los otros por que no existe equidad entre ellos”.   Las actuaciones son buenas, pero no hay alguien que realmente se adueñe de la película.  Tom Hiddleston y Sienna Miller hacen un trabajo bastante interesante como personajes con secretos personales que han permeado sus acciones e identidades, pero el guión de la cinta termina siendo un obstáculo que impide que sus actores puedan sobresalir.

“El Rascacielos” es una verdadera experiencia. ¿Estamos hablando de una buena experiencia? No, realmente.  Estas es quizás una cinta que no sea del agrado de todo el público.  La cinta busca ser demasiado artística y conceptual pero pierde realmente su esencia y mensaje en estos experimentos narrativos. La segunda mitad de la cinta se vuelve extremadamente confusa y tediosa, donde las decisiones de los personajes no tienen nada de sentido y se vuelven más un estudio social que una cinta con un claro mensaje.

Aunque la historia llega a presentar argumentos inteligentes, mucho de lo que sucede en pantalla no tiene sentido alguno. ¿Los actores habrán realmente entendido lo que la cinta trataba de transmitir?  ¿El director habrá tenido una idea clara de que quería decir?  Esos son, entre muchos otros; los misterios de “El Rascacielos” que nunca encontrarán una respuesta satisfactoria.

Calificación Final: 6.5 de 10

TAGS: , , ,