Monitor Nacional
Crítica: JOY: el nombre del éxito
El Gurú del Cine | Álvaro Espíritu Santo
12 de enero de 2016 - 10:18 am
JOY-MN
Esta película vale la pena ser vista en formato casero si eres fanático del director o de Jennifer Lawrence, pero no esperes una gran cinta como las que son estrenadas en la temporada de premios

Ciudad de México.- Las cintas biopic son muy comunes. Durante la temporada de premios aparecen decenas de estas cintas que quieren explorar como un individuo paso por un momento importante que cambio a su comunidad, su país o inclusive al mundo entero. Pero que pasa si la cinta biopic no se enfoca completamente en la vida de esta persona si no es un idea y todo lo que tuvo que hacer para materializar este sueño? “Joy: El Nombre del Éxito” es la nueva cinta del director americano David O. Russell quien anteriormente nos había traído cintas como “American Hustle” o “Silver Linings Playbook”. Así como en sus anteriores proyectos, O. Russell repite mancuerna con la carismática Jennifer Lawrence quien interpreta al personaje principal de la cinta, una madre desempleada que busca darle una mejor vida a sus hijos.

Todo cambia cuando “Joy” tiene la idea para crear el “Miracle Mop” un trapeador que podría volverse una completo éxito entre las amas de casa. Pero para materializar su sueño Joy tendrá que lidiar con un ex-esposo (Edgar Ramirez), una madre temerosa (Virginia Madsen), un padre resentido (Robert DeNiro) y una media hermana que la ve con recelo y envidia (Elisabeth Röhm). “Joy” tiene el potencial para explorar tantas relaciones personales en este núcleo completamente disfuncional y decide desaprovecharlas por completo para enfocarse al espíritu emprendedor de Joy.

Y esa es quizás una de las debilidades más grandes de la cinta. Este gran reparto se vuelve completamente desaprovechado por el que el director simplemente lo quiere usar como “plot devices” (herramientas para avanzar la trama), nunca tenemos una interacción genuina entre Joy y algún miembro de su familia. Aún cuando exploramos el primer encuentro entre Joy y su ex-esposo, la situación se siente tan forzada que nunca sentimos que ese romance fue genuino. Quizás hubiera sido interesante enfocar la trama más en Joy y su hija Cristy haciendo de este lazo una enseñanza sobre como las mujeres contemporáneas deben ser fuerte e independientes.

En cuestión de actuaciones, David O. Russell decide echar toda la carne al asador enfocandose completamente en Jennifer Lawrence. La joven actriz ha demostrado el enorme carisma que tiene en pantalla, y en esta cinta tiene varios momentos en los cuales brillar (atención a la escena en el hotel) pero la trama no brinda un personaje que sirva de contrapeso por lo que esos buenos momentos se pierden bastante rápido. De todo el resto del elenco, es quizás el actor Robert De Niro quien logra inyectarle un poco de vida a la cinta en su interpretación del cínico y sarcástico padre de Joy. Pero en una cinta donde los personajes secundarios no están desarrollados del todo, las decisiones; comentarios o actitudes de la familia de Joy podrían resultar bastante cuestionables e incluso forzadas para el espectador.

Esta es una familia donde el chantaje emocional, los conflictos y las envidias están presentes todos los días. Sin embargo la cinta nunca se toma el tiempo para explorar estos problemas o buscar algún tipo de solución, es como si el director simplemente hubiera dicho: “Necesitamos más drama, que la familia de Joy trate pésimo al personaje principal”. Al final del día, esto se refleja en una historia gris que no logra distinguirse de algo que bien podrías haber visto en televisión.

“Joy: El Nombre del Éxito” es una cinta dramática con toques de comedia que tiene ciertos elementos de una cinta “biopic” sobre la vida de Joy Mangano, la inventora del “Miracle Mop”. La cinta termina siento una fábula sobre perseguir tus sueños y nunca rendirte ante las dificultades que la vida pueda ponerte enfrente. Y aunque la cinta hace todo lo posible para que te sientas identificado con la historia de “Joy” la historia nunca termina de hacer click completamente, presentando secuencias forzadas o situaciones que no se siente completamente naturales.

Este es sin duda, uno de los esfuerzos más flojos del director David O. Russell quien anteriormente nos había traído cintas como “Estafa Americana” o “El Lado Bueno de las Cosas (Silver Linings Playbook)” dos cintas con mucha mayor personalidad y desarrollo de personajes en donde pudimos explorar historias con complejas relaciones humanas que le daban mayor peso a las cintas y se habían vuelto un sello distintivo del trabajo de David O. Russell. Esta es una cinta interesante, pero floja en donde la historia se enfoca totalmente en el personaje de Jennifer Lawrence y evita que conozcamos a las demás personas de este universo o que inclusive podamos sentir interés por ellas.

Calificación Final: 7 de 10

TAGS: , ,