Monitor Nacional
Crítica: La Chica Danesa
El Gurú del Cine | Álvaro Espíritu Santo
19 de enero de 2016 - 11:01 am
La chica danesa-MN
"La Chica Danesa" se siente como una cinta que busca cumplir con una lista de objetivos para complacer a los críticos y obtener premios

Hay muchas veces en que los materiales promocionales revelan mucho de la historia de los próximos estrenos. Ha pasado con grandes estrenos de verano, he inclusive con pequeñas cintas independientes que buscan encontrar una audiencia en un mercado saturado con atractivas propuestas. ¿Que pasa cuando has visto las mejores escenas en el trailer?, la cinta todavía puede aportar algo al espectador?

Este sin duda es uno de los problemas a los que se enfrenta “La Chica Danesa”. Basada en la novela de David Ebershoff, la historia se basa en la vida de Einar Wegener, la primera persona que tuvo una cirugía de reasignación de sexo. La cinta tiene todos los elementos que podrían hacer de esta un nuevo clásico, pero al final del día “La Chica Danesa” no aporta nada que alguna otra cinta de la temporada de premios no haya intentado.

Y no, esta no es una mala película. La fotografía es impresionante, el score es bastante atractivo y el diseño de producción le inyecta vida al Dinamarca de la década de los veinte. Sin embargo, la cinta no termina de despegar. Los actores protagónicos hacen un buen trabajo en sus papeles, pero la ejecución de la cinta la vuelve algo lenta y enfocada más en exponer el drama que en hacer que estos personajes cobren vida.

En una temporada de premios con grandes propuestas, “La Chica Danesa” se siente como una cinta que busca cumplir con una lista de objetivos para complacer a los críticos y obtener premios. Y eso es lamentable, Eddie Redmayne hace un gran papel como Einar Wegener (casi haciéndonos olvidar el desastre de Jupiter Ascending) y Alicia Vikander demuestra que tiene el talento necesario para tener más papeles protagónicos.

El mayor problema de la cinta es que siente confinada. El guión y la estructura hace que esta historia se sienta como algo que hubiera funcionado mejor como una obra de teatro. El viaje de los Wegener ante este suceso que les cambia la vida muchas veces se limita a discusiones en habitaciones, aún cuando nuestros personajes principales son pintores reconocidos en su país nunca tenemos la oportunidad de explorar el universo que habitan. ¿Como hubiera reaccionado el mundo del arte ante un evento de este calibre? ¿Los amigos de Einar y Gerda hubieran apoyado la decisión del pintor de cambiar su vida? Hay muchas preguntas y opciones que pudieron haber sido exploradas satisfactoriamente pero son sacrificadas por lograr “escenas dramáticas” donde podemos apreciar el rango que estos actores brindan a la historia.

Pero cuando la historia no crea un universo lo suficientemente interesante para respaldar estas actuaciones, la cinta termina sintiéndose vacía. Aún cuando “La Chica Danesa” destaca en varios aspectos técnicos como fotografía, diseño de producción, score o vestuario; simplemente no alcanza el nivel de cinta clásica o de “película que deber ser vista” en esta temporada de premios.

Y esto es lamentable, el director Tom Hooper ha demostrado que tiene la capacidad para darle vida a grandes historias (El Discurso del Rey) y Eddie Redmayne nuevamante demuestra su habilidad para perderse por completo en sus personajes. Pero hay algo que simplemente no funciona aquí, “La Chica Danesa” se pierde ante una oleada de estrenos en la temporada de premios y los primeros estrenos comerciales del 2016.

“La Chica Danesa” es una cinta visualmente interesante. El diseño de producción, el vestuario y la fotografía le dan vida al mundo de los Wegener. Eddie Redmayne demuestra nuevamente su capacidad para transformarse y perderse por completo en el personaje. La actriz Alicia Vikander complementa la cinta con una gran actuación como Gerda Weigener. Sin embargo, la cinta se siente algo “gris” en términos de historia. La subtrama de Gerda buscando hacerse de un nombre en el mundo del arte es rápidamente descartada a favor de la trama principal sobre la transición de Einar Wegener. Como muchas cintas similares, “La Chica Danesa” sacrifica la cantidad por el contenido; muchas escenas se sienten estructuradas más para exponer el talento de sus protagonistas que para darle mayor peso a la cinta.

En una época de premios donde hemos tenido dramas de peso sobre la condición humana y la superación, “La Chica Danesa” termina siendo una de las propuestas más “grises” que hemos tenido hasta el momento.

Calificación Final: 7.5 de 10

TAGS: , ,