Monitor Nacional
Crítica: Money Monster
El Gurú del Cine | Álvaro Espíritu Santo
21 de junio de 2016 - 9:45 am
money monster
La cinta se transforma de un thriller bien desarrollado a una cinta donde el mensaje político opaca a la trama

En el 2011, los manifestantes del grupo “Occupy Wall Street” acapararon los titulares noticiosos  cuando ocuparon varias calles en la ciudad de Nueva York para demostrar su enojo por los escándalos de corrupción en Wall Street.

“Occupy Wall Street” no solo tendría un impacto en la sociedad norteamericana, también dejaría una clara huella en la cultura popular con cientos de programas y cintas que  buscarían explicar la falta de equidad económica en el país.

Una de las cintas más recientes en tocar el tema es “Money Monster”.  La cinta se centra en Lee Gates (George Clooney), el presentador de un programa financiero de televisión por cable que ve su vida transformada cuando un frustrado trabajador toma como rehenes a todos los empleados en el show de Gates.

La cinta tiene todo para ser un excelente thriller.   Y durante la primera mitad lo logra de manera increíble. Cada una de las escenas dentro del estudio de televisión no solo cuenta con un trabajo sólido de cámaras y desarrollo de personajes, sino que también logra transmitir una sensación de claustrofobia en la que no sabes qué es lo que pasará con los personajes.

Desafortunadamente, ahí es cuando llega la segunda mitad de la cinta y todo cambia radicalmente.  La cinta se transforma de un thriller bien desarrollado a una cinta donde el mensaje político opaca a la trama.  Para la segunda mitad de la cinta, las reglas del juego cambian y no de manera satisfactoria.

En cuestión de actuaciones todo el elenco hace un buen trabajo. No hay nadie que realmente destaque o sobre salga dentro de todo el elenco. Julia Roberts y George Clooney hacen uso de la química que desarrollaron al filmar las cintas de Ocean’s pero la relación entre sus dos personajes nunca explotada lo suficiente como para que realmente nos interesemos en esa dinámica que aparece durante momentos claves en la trama.

¿Esto significa que la cinta es mala?  No.  Pero la cinta tiene fallas que hacen que lo que la directora Jodie Foster (sí, esa Jodie Foster) quiere contar no surta el efecto deseado.

Primero, no hay un buen desarrollo de personajes.  No tenemos la oportunidad de conocer  lo suficiente a nuestros protagonistas o al individuo que toma secuestrado el estudio de televisión para desarrollar una conexión con ellos como audiencia.  En una cinta como esta es de suma importancia darle ese peso emocional a los personajes, porque si no se logra; no hay una verdadera sensación de peligro.

Eso no solo afecta toda la situación de rehenes, sino que también hacen que aquellas subtramas que la cinta quiere introducir terminen siendo innecesarias.

Segundo, el misterio se siente algo forzado. Todo lo que sucede en la cinta ocurre  por un “misterio” que se va desenvolviendo.  Pero hay un problema, esa trama no evoluciona de manera orgánica.  No solo los personajes descubren todo muy fácil y fuera de pantalla, sino que el “porque” detrás de todo lo que sucede termina siendo algo bastante enredado y un tanto gris.

Tercero, no hay consecuencias.  Cuando llega el acto final de la cinta, muchas cosas simplemente “pasan” y los personajes no sufren un cambio importante.   Los protagonistas simplemente ven todo este suceso como “un día más en el trabajo” donde  todo vuelve a la normalidad.

No es que sea necesario ver a  los personajes tengan un trauma psicológico,  es simplemente ver un impacto considerable tras lo sucedido en la historia.  ¿Quizás un clip con una nueva versión del programa “Money Monster donde el equipo se dedicará a hacer un nuevo tipo de periodismo?

Al final del día “Money Monster” es una cinta interesante que hubiera florecido con un poco más de cuidado.  El primer acto es muy bueno, pero la trama simplemente cae en picada después de los primeros 35-40 minutos.   Cuando llega el desenlace de la cinta todo termina siendo un gran mensaje político liberal  en donde se critica la desigualdad económica e inconformidad que existe en Estados Unidos y en el mundo.

“Money Monster” es una thriller interesante que tiene una excelente primera mitad y actores de gran calibre que simplemente no hacen mucho.  El gran misterio de la cinta es algo rebuscado y forzado por lo cual no logra el impacto que la directora Jodie Foster busca. Aunque la cinta probablemente no se convierta en un clásico, es una buena opción para pasar el rato cuando esté disponible en formato casero.

Calificación Final: 7 de 10 [testimonial]

TAGS: , , ,