Monitor Nacional
Crítica: Orgullo, Prejuicio y Zombies
Portada | Álvaro Espíritu Santo
9 de febrero de 2016 - 10:35 am
Orgullo Prejuicio y Zombies-MN
El director Burr Steers nunca logra darle una voz clara a la historia. Más que una combinación de dos géneros, la cinta se siente como una mala excusa para añadir zombies en una historia clásica

En el 2010, las salas de cine vieron el estreno de la cinta “Abraham Lincoln: Cazador de Vampiros”. Basada en una novela de Seth Grahame-Smith, la historia visualizaba al expresidente americano como un combatiente de las fuerzas oscuras; dedicado a exterminar a los vampiros que acechaban a la humanidad. Aunque la historia partía de un concepto interesante, la cinta simplemente paso sin pena ni gloria por las salas de cine. Seis años después, otra de las historias de Grahame-Smith hace el intento de conquistar al público mundial en: Orgullo, Prejuicio y Zombies.

Así como en “Abraham Lincoln…”, esta historia es una “mashup novel” que mezcla dos conceptos totalmente opuestos y crea una interpretación completamente diferente de un clásico de Jane Austen. En “Orgullo, Prejuicio y Zombies”, la mayor parte de Inglaterra ha sido afectada por una enfermedad que transforma a la gente en muertos vivientes. El país ha sido completamente asediado y los sobrevivientes han tenido que construir un gran canal así como múltiples defensas para contener la amenaza.

Es ahí cuando entra la historia de las hermanas Bennett, 5 talentosas jóvenes que han sido entrenadas en disciplinas de combate y táctica en el Lejano Oriente (China, para ser exactos). Por sí esto no fuera suficiente, la madre de las chicas Mrs. Bennett (Sally Phillips) ha presionado a las chicas para que encuentren futuros maridos y así evitar la ruina económica cuando su padre muera.

La cinta parte de un concepto interesante y esta basada (ligeramente) en un clásico de la literatura. Con buenas dosis de acción, violencia y romance bien podría convertirse en un clásico que convenciera tanto a hombres como mujeres. Pero la cinta simplemente no lo logra.

Desde un principio es evidente que la cinta tiene problemas. La ejecución de la cinta se aleja de una cinta de suspenso con toques románticos y se transforma en una mala versión de Jane Austen que podríamos ver en una escuela local. Ninguno de los actores logra convencer en los papeles que interpreta, y la mayoría de los diálogos terminan sintiéndose planos y un tanto absurdos.

Por estos motivos el romance central de la cinta no funciona. La relación entre Elizabeth Bennett (Lilly James) y el Sr. Darcy (Sam Riley) simplemente no convence, vaya termina sintiéndose muy forzada. Es más, ninguno de los romances en la cinta son lo suficientemente creíbles como para que puedas sentirte ligado como espectador.

El director Burr Steers nunca logra darle una voz clara a la historia. Más que una combinación de dos géneros, la cinta se siente como una mala excusa para añadir zombies en una historia clásica. Y aunque los zombies lucen fenomenales (buen maquillaje y combinación de efectos visuales) la aparición de los muertos-vivientes es esporádica y nunca afecta directamente a algún protagonista principal por que la sensación de peligro en toda la historia es nula.

Así mismo, las secuencias de acción fallan por completo. La iluminación es mala, y las tomas son confusas por lo que nunca sabes realmente que pasa o si debes emocionarte por que los protagonistas salgan victoriosos. Y es una lástima. La cinta se ve fantástica, el diseño de producción es bastante bueno así como las locaciones y el vestuario; pero “Orgullo, Prejuicio y Zombies” simplemente desecha todos los recursos con los que cuenta.

“Orgullo, Prejuicio y Zombies” es simplemente una mala versión del clásico de Jane Austen donde zombies aparecen esporádicamente para darle una sensación de peligro a la historia. Desafortunadamente, esto nunca sucede. Aunque el diseño de producción, maquillaje y vestuario logran darle vida a esta re-interpretación de un clásico; la historia simplemente no funciona. El director de la cinta Burr Steers no logra darle el peso dramático a los personajes o realizar secuencias de acción convincentes (muchas son bastante obscuras o confusas) como para que el público se pueda sentir interesado en un concepto que podría haber funcionado.

En un época donde “Los Zombies” han saturado la cultura popular, “Orgullo, Prejuicio y Zombies” es un claro ejemplo de que una mala ejecución puede hundir por completo una buena idea. Tediosa y sin mucho que decir, esta cinta definitivamente no vale el boleto de entrada y muchos menos lograra la secuela que es sugerida en una secuencia al final de los créditos.

Calificación Final: 5 de 10

TAGS: , , ,