Monitor Nacional
Crítica: Un Holograma para el Rey
Portada | Álvaro Espíritu Santo
14 de junio de 2016 - 9:57 am
156682
Ni Tom Hanks logra salvar a una película bastante ordinaria

El viaje del héroe define la historia.  Es la esencia de la cinta y es lo que hace que podamos tener algún tipo de conexión como audiencia.  Pero en algunas ocasiones, la cintas dramáticas deciden presentar historias donde el personaje tiene que enfrentar “giros inesperados” donde sale de su zona de confort y tiene que enfrentarse a nuevas situaciones que lo harán crecer y madurar.

Una de las cintas más recientes en utilizar esta técnica narrativa es el drama “Un Holograma para el Rey”.  Basada en la novela homónima de David Eggers, “Un Holograma para el Rey” se centra en Alan Clay (Tom Hanks) un desafortunado ejecutivo de cuentas que pierde todo durante la recesión económica de 2010.

En su nuevo empleo, Clay es enviado a el reino de Arabia Saudita donde se le encomienda vender un sistema holográfico de tele conferencias al Rey de dicho país. Deprimido y algo desilusionado con la vida, Clay descubrirá que a veces hay que ir hasta el otro lado del mundo para realmente descubrir quien eres y cual es tu propósito en la vida.

Dirigida por Tom Tykwer (Sense8 y Cloud Atlas) esta es una cinta visualmente atractiva que sufre de una trama completamente genérica.  El hombre que pierde su camino, descubre la alegría de vivir en una cultura completamente diferente a la suya es algo que ha sido explorado en bastantes ocasiones.

“Un Holograma para el Rey” es una cinta que decide explotar una trama predecible y jugar por lo seguro.  Desde los primeros minutos, muchas de las cosas que sucederán en la historia resultan por demás evidentes; y aunque la cinta desea sorprendernos con giros inesperados estos no cumplen su cometido.

Si la cinta llega a funcionar es por gran carisma de su protagonista quien hace un gran trabajo en transmitir la tristeza y desdicha por la cual está pasando en su vida.  Sin embargo, la estructura y la historia de la cinta no logran transmitirnos como audiencia por qué deberíamos preocuparnos por lo que pase con este personaje.

Aunado a esto, “Un Holograma para el Rey” no logra crear personajes secundarios o subtramas que puedan complementar adecuadamente lo que está pasando con Clay.  La cinta busca darle peso a una subtrama entorno al chofer de Tom Hanks, pero no está desarrollada lo suficiente como para que podamos interesarnos como es debido.  Muchas historias y muchos personajes terminan sintiéndose como simple relleno.

Los personajes secundarios deben tener un propósito en la historia.  No solo definen el universo que se está desenvolviendo en pantalla, sino que también pueden contribuir a la historia de nuestro protagonista o presentarle algún tipo de enseñanza que lo ayude a crecer o mejorar como persona. Pero en este caso, las subtramas no existen y no tienen el peso necesario para que podamos sentirnos involucrados con ellos. Esto hace que muchas cosas terminen sintiéndose algo genéricas o inclusive intercambiables.

Al final, todas estas decisiones llegan a afectar a la cinta considerablemente. Aunque esta cinta tiene solo 97 minutos de duración, “Un Holograma para el Rey” termina siendo una historia que hemos visto en repetidas ocasiones donde un personaje emprende un viaje de auto-descubrimiento y la trama se vuelve lenta, predecible y carente de alguna idea que destaque.

Sin embargo, cuando empieza el tercer acto la cinta empieza a caminar de manera ágil y todo empieza a tomar forma. Muchas tramas se cierran de manera satisfactoria y podemos explorar algunas de las ideas que el director había presentado anteriormente. ¿Es esto suficiente? No.  Aunque la película logra cerrar todos los argumentos abiertos perfectamente con un moño, no logra tener un final que cause un verdadero impacto.

“Un Holograma para el Rey” es una cinta dramática que tiene ideas originales pero termina repitiendo muchos recursos narrativos que hemos visto en innumerables ocasiones en otras cintas.  Aún con el carisma de Tom Hanks, la cinta termina siendo un producto bastante genérico y no tiene lo suficiente para volverse memorable.

Aunque algo entretenida, la cinta no tiene mucho a su favor. La experiencia no vale realmente el precio de un boleto de cine, pero bien podría funcionar en formato casero para los fanáticos del actor Tom Hanks o aquellos que busquen alguna propuesta completamente diferente.

Calificación Final: 6.5 de 10.

TAGS: , , ,