Monitor Nacional
Crítica: Volando Alto
El Gurú del Cine | Álvaro Espíritu Santo
5 de abril de 2016 - 8:26 am
VolandoAlto-MN
La cinta no arranca del todo hasta que Eddie conoce a Bronson Peary (Hugh Jackman) un antiguo atleta caído en desgracia que decide de manera renuente ayudar a Eddie en la búsqueda de su sueño

Una de las temáticas más exploradas en la cintas biopic es el recorrido realizado por los personajes en la búsqueda del éxito.  Cuando las biopics se enfocan a figuras prominentes del mundo deportivo, estas cintas tienen los recursos narrativos para explotar estas temáticas de manera más eficiente y darle a la audiencia una experiencia mucho más completa.

Una de las cintas biopic más recientes en explorar el esfuerzo y dedicación de los atletas es “Volando Alto”.  Dirigida por Dexter Fletcher y producida por Matthew Vaughn, “Volando Alto” es una comedia británica que cuenta la historia del primer atleta británico en representar a Gran Bretaña en la competencia de Salto de Esquí en los Juegos Olímpicos de Invierno.

La cinta se centra en Eddie Edwards (Taron Egerton) un introvertido niño cuyo sueño más grande es asistir a las Olimpiadas para representar a Gran Bretaña.  Desafiando todo pronostico y contra toda probabilidad, Eddie hará todo lo posible para demostrarle a todos que hasta el más pequeño puede volar como un águila.

Llena de energía gracias a un contagioso soundtrack de los 80′s y un estilo visual animado; “Volando Alto” es una cinta que centra su narrativa exitosamente en una idea sencilla: “No hay sueño inalcanzable”.

Taron Egerton (a quien vimos anteriormente en King’s Man: Servicio Secreto) interpreta a “Eddie Edwards” el personaje central que busca cumplir su sueño de participar en los Juegos Olímpicos.  Pero la fama y la gloria olímpica parecen estar cada vez más lejos para Eddie, no solo tiene que vencer una gran cantidad de obstáculos, sino que también tiene enfrentarse a un gran número de detractores.  La interpretación de Egerton como el personaje principal es bastante convincente, y como espectador llegas a involucrarte en el viaje de este personaje a lo largo de la trama principal.

La cinta no arranca del todo hasta que Eddie conoce a Bronson Peary (Hugh Jackman) un antiguo atleta caído en desgracia que decide de manera renuente ayudar a Eddie en la búsqueda de su sueño.  Las escenas donde estos dos personajes interactúan son animadas y bastante creíbles, como espectador llegas a disfrutarlas enormemente y siempre estas buscando más de estos momentos.

“Volando Alto” es una experiencia memorable en las salas de cine.  La historia tiene el carisma y el corazón suficiente para hacer que una historia por demás sencilla funcione durante 1 40 minutos de duración.  Sin embargo, la falta de subtramas o desarrollo de personajes impiden que esta cinta alcance el verdadero oro.

Y es ahí donde radica el principal problema de “Volando Alto”, aunque acompañamos a Eddie Edwards durante la mayor parte de su recorrido; nunca sabemos más sobre el o el personaje interpretado por Hugh Jackman. Mucho de los personajes que aparecen en pantalla solo aparecen para complementar la historia, o hacer que la trama avance.  Nunca sabemos más de personajes como Petra, “El Finlandés Volador” o el entrenador noruego (que se parece a Jim Henson) que pudieran darle mayor contexto a la historia.

Todo lo que sucede en pantalla o lo que sabemos sobre los personajes no va más allá de lo que el director considera importante o relevante para llegar a la conclusión de la historia.  Aunque el tercer acto de la historia tiene cierta “tensión” es evidente que la resolución sera positiva y que muchos problemas se solucionaran.

Aún así, la historia tiene lo suficiente para hacer de esta cinta una experiencia memorable. El soundtrack ochentero, el ritmo de la cinta y la moraleja sobre seguir tus sueños hace de esta una película que vale la pena.

“Volando Alto” es una cinta biopic inspiradora.  Aunque la cinta no reinventa la forma de contar historias en este sub-genero, lo hace de manera efectiva. Los dos actores principales hacen una mancuerna interesante y tienen la química necesaria para sustentar esta historia.  Sin embargo, la cinta no logra alcanzar su potencial completo al dejar las subtramas y el desarrollo para enfocarse por completo en el viaje de su personaje protagónico.

Aún con las fallas presentes, “Volando Alto” tiene un corazón enorme.  El carisma de la cinta compensa las fallas narrativas y hace de esta historia tradicional sobre el desvalido que busca cumplir su sueño una experiencia que la audiencia seguramente disfrutará.

Calificación Final: 8 de 10

TAGS: , , ,