Monitor Nacional
Cuando el abuelo avisa que ya llegó en todos santos
Portada | Vicente Alberto Gomez
2 de noviembre de 2015 - 2:41 pm
calavera-MN
En un abrir y cerrar de ojos la abuela ya no estaba, vi mi cuerpo recostado, pude sentir desde el alma un cuerpo que se recostó a mis espaldas sin pedir permiso alguno

Mientras las fechas de muertos se acercaban prendí una veladora frente a la virgen de Juquila con la intención de otorgar luz a las almas que desde hace tiempo se encuentren perdidas alrededor de esta pequeña habitación donde cobijo mis sueños todos los días en la capital, lejos del calor de mi tierra.

Al llegar del trabajo, recosté mis hombros sobre las sabanas que destilaban olores extraños esta tarde, miré de reojo la veladora de vidrio a punto de apagar su luz, me pregunté:

-¿Qué pasará cuando se termine de agotar la cera?

Dormité consciente de la realidad, mis sueños se tornaron raros, los sentidos de la realidad se quedaron mientras soñaba tan extraño. 

Vi llegar a mi abuela a este pequeño cuarto para platicar conmigo, algo evitó que lo hiciera pues al recostarse dijo:

-Tengo miedo porque ese señor te está mirando.

En un abrir y cerrar de ojos la abuela ya no estaba, vi mi cuerpo recostado, pude sentir desde el alma un cuerpo que se recostó a mis espaldas sin pedir permiso alguno, la palma de una mano de hombre tocó mi espalda por un momento, un escalofrío me hizo capaz de rezar un padre nuestro mientras todo esto sucedía.

Desperté con la sensación de una presencia, de reojo pude darme cuenta que la mecha de la veladora se había consumido totalmente. Un ligero olor a cigarrillo me reafirmó que era el abuelo dado aviso de su llegada en estas fechas de todos santos.

11057498_482740385238761_6947189742316226068_o (1)

TAGS: , , ,