Monitor Nacional
¿Cuando es buen sexo oral?
Colectivo Masivo | Redacción
2 de mayo de 2016 - 7:10 pm
o-femenino
El amante versado besa la vagina, la lame, la succiona, acaricia el clítoris, usa los dedos y se queda ahí por horas

Ciudad de México.- Aunque suene increíble, es difícil para una mujer identificar cuando un hombre le está dando un mal, pésimo o terrible sexo oral.

Es una situación muy triste pero siempre he pensado, ¿qué necesita el varón para aprender a dar un buen ‘cunnilingus’? Aunque se les explique, ¿por qué no logran hacerlo bien?

Está comprobado que la mayoría de las féminas están insatisfecha en este aspecto, lo que me lleva a la siguiente cuestión, ¿por qué, si ellos reciben lo que quieren, no se pueden tomar un tiempo para instruirse en tan indispensable elemento?

No, eso que estás sintiendo no es un buen sexo oral. Aprende a identificarlo, no te conformes y por favor, pide más. Aquí algunas señales:

1. Cambia su táctica justo cuando estás a punto de terminar: estás en el momento justo, ese que te podría llevar al clímax, y de pronto, él comienza a mover la lengua de izquierda a derecha, en lugar de seguir con los círculos… Sí, ni te conoce ni sabe lo que está haciendo.

2. Te dice que “él no hace eso”: por favor, es muy raro el hombre al que de verdad le da repulsión el sexo oral femenino. La traducción antes eso es: no tiene idea de cómo hacerlo.

3. No deja de preguntar “¿te gusta?”: no es momento de realizar una encuesta.

4. ¿Y dónde está el clítoris?: ajá, tú sí debes saber dónde está su famoso punto G pero él no sabe ni dónde se localiza el clítoris.

5. Lo más rápido posible: ustedes me entenderán, existe un agradecimiento profundo para aquél hombre que le da su tiempo a un buen ‘cunnilingus’.

El amante versado besa la vagina, la lame, la succiona, acaricia el clítoris, usa los dedos y se queda ahí por horas… Está bien, por horas no, pero sí lo suficiente para que pensemos que la ama.

En contrario, aquél hombre que lengüetea de forma corriente y le urge llegar a la penetración es odiado.

6. No haya como: no encuentra la manera de posicionarse y se deja caer como un pez en el colchón…se mueve constantemente y mejor le pides que se retire.

7. Te pide que lo masturbes al mismo tiempo: no se confundan, esta es una propuesta atractiva, tanto como pedirte que te toques tú misma (siempre y cuando ponga atención en cómo lo haces para intentarlo después), pero no cuando lo hace para darte la vuelta y darse por vencido.

Información de Cosmopolitan

TAGS: , ,