Monitor Nacional
Cuando llegue la noche y se oscurezca la tierra
Abrir los oídos para ver de verdad | Sandra Itzel
19 de agosto de 2016 - 12:39 pm
4dbd565f74d14ca9c5a4992cab83bb91
La música de Stand by Me tiene la magia de transportarnos en el tiempo y el espacio

Entre el aniversario luctuoso de Elvis Presley y el cumpleaños de Robert De Niro, no sabía si hablar de Lilo & Stich o de Casino, por lo cual me perdí en el infinito universo de las letras, luego me informaron sobre el 30 aniversario de Stand by Me y decidí hablar sobre este clásico de los ochentas.

¿Cómo olvidar aquella escena en la que cuatro niños caminan sobre las vías de un tren? Esta imagen ha quedado grabada en la historia, y ha sido utilizada en diferentes ocasiones, entre ellas en un episodio de los Simpsons y sus clásicas referencias cinematográficas.

e454f32c7b2c0fa21c6b114f15143fe5

Stand by Me, traducida al español como, Cuenta Conmigo, fue dirigida por Rob Reiner y está basada en el libro “El Cuerpo” del genio Stephen King. Esta cinta nos cuenta la historia de Gordie, Chris, Teddy y Vern, cuatro adolescentes que van en busca de la aventura al querer ser los primeros en encontrar el cuerpo de un joven que ha muerto.

Una hora y media es tiempo suficiente para mostrarnos a un grupo de niños, que saben mucho más sobre la amistad que cualquier adulto, cada diálogo nos muestra la perspectiva que estos amigos tienen sobre la vida, dejando claro tanto la inocencia como la madurez de  cada uno de ellos.

Cada uno de sus pasos está acompañado de un maravilloso soundtrack que inmediatamente nos transporta a los años 50, ¿Acaso no es suficiente escuchar la fusión de cinco excelentes voces como las de Del Vikings para sentirte dentro de una fuente de sodas tomando una malteada? Y ¿Qué me dicen de Holly Buddy y su maravillosa Everyday? Si no se ven paseando con sus amigos por las vías de un tren, entonces quisiera saber qué tanta buena o mala influencia Hollywoodense tienen.

No sé si alguna vez han sentido que nacieron en la época equivocada, pero al menos yo no puedo evitar mover la cabeza y tronar los dedos (porque levantarme de mi asiento y sacar a alguien a bailar quizás sería demasiado) cada vez que escucho esta música.

Además no pueden negar el hecho de que todas y cada una de las canciones que acompañan esta película cumplen con el objetivo de hacernos viajar en el tiempo y el espacio a la época en que  todas las mujeres usaban grandes faldas y los hombres se ponían tanto fijador que bien podrían ser los culpables del deterioro en la capa de Ozono.

El maravilloso ritmo del Rock and Roll inevitablemente nos hace sentir tan rebeldes, que bien podríamos tomar un bate y salir a romper buzones a bordo de un auto mientras bebemos cerveza.

El clásico e inconfundible timbre de voz de los afroamericanos hacen su aparición en la gran mayoría de las melodías que con el ritmo exacto nos hacen sentir tan relajados, que de pronto pareciera que formamos parte del paisaje en este viaje por el que nos llevan los protagonistas de la historia.

Por último tenemos el cierre perfecto para cualquier película, una frase que te deja reflexionar un poco sobre la vida, y otro tanto sobre la amistad, además de una canción, en la voz del gran Ben E King, Stand by Me, que por sí sola es excelente, y sin embargo cumple con la función de acompañarte durante esos breves minutos en los que asimilas que la película ha terminado y que quizás no fue de la forma en que lo esperabas.

Como ya es costumbre cierro esta columna con una frase, y no es casualidad que sea la misma con la que termina la película, pues es perfecta:

“Nunca más volví a tener amigos como los que tuve a los doce años ¿Acaso alguien sí?”

TAGS: , ,