Monitor Nacional
Cuando los valores prevalecen
Proyecto de vida | José Gregorio Contreras
26 de mayo de 2016 - 11:18 am
columna
En la medida que pasa el tiempo, lograr mantener nuestra escala de valores a flote se convierte en una labor titánica

Son las siete de la mañana y la mayoría está lista para comenzar el día.  Dentro de toda la policromía de situaciones que enfrentas, existen algunas que siempre te ponen a prueba tanto  los valores que te enseñaron en el lecho de tu hogar como los que has adquirido por ensayo y error en el transcurso de tu vida.

En la medida que pasa el tiempo, lograr mantener nuestra escala de valores a flote se convierte en una labor titánica. Honradez, generosidad, justicia, educación, ética, tolerancia y libertad son algunos de los valores que forman parte de nuestro “ADN intelectual”, el cual se ha hecho más complejo de generación en generación. Paradójicamente te encuentras a prueba y en ocasiones tienes que estar demostrando que esos valores para ti son inquebrantables.

Estar bajo la influencia del tráfico cotidiano, luchando por conseguir la renta, trabajar 10 horas y luego estudiar después de la jornada laboral para conseguir mejores ingresos y escalar posiciones sacrificando la convivencia familiar, son algunas de esas pruebas.

¿Cómo puedes mantener tu grado de justicia y de honradez cuando permanentemente estas bombardeado de sucesos bañados de violencia, “mordidas”, secuestros, sobre precios de las obras públicas e impuestos mal utilizados?

¿Cómo puedes mantener la tolerancia si permanentemente te incitan a competir sin tregua y  que vayas “tumbando y capando”? En tu trabajo te festejan cuando eres una persona que logra los objetivos, importando más el qué  y el cómo pasa a segundo plano.

EL núcleo familiar es y será siempre la fuente de formación de tus valores. Ya en la medida que vas creciendo y en base a tu interacción con tus semejantes, irás reforzando algunos  y desarrollando otros nuevos. El entorno -positivo o negativo- forma parte de tus vivencias y te permitirá sacar tus propias conclusiones.

La salud, que es un valor universal, está pasando por un momento muy preocupante. El Estado cada vez se declara más incompetente para satisfacer la demanda hospitalaria que requieren todos sus ciudadanos. Ante esta situación cada uno de los habitantes tiene que hacerse a la idea que cada día es más responsable de su bienestar y debe estar preparado para asumir la responsabilidad de pagar los gastos por accidentes o enfermedades que puedan presentarse a cualquiera de los miembros de la familia. En estos casos, debemos empezar a entender la importancia de tener un seguro que nos de protección, tranquilidad  y ver esto como un ahorro que a futuro no permitirá que te descapitalices.

Afortunadamente, existen iniciativas que no dejan que perdamos la esperanza de que sigamos no solo con los valores que hemos formado durante siglos, sino que también podamos estar más tiempo en este planeta que nos ha dado la oportunidad de vivir en él. El hecho que existan movimientos que estén fomentando un desarrollo sustentable pensando en las generaciones futuras, que mantengas una esencia espiritual independientemente de la religión que profeses, querer de corazón a tus familiares y amigos, así como fomentar y mantener un respeto por tus semejantes, contribuye a que tus valores prevalezcan.

Lograrlo no es fácil, pero debemos ser personas resilientes que día a día mantengamos el norte para ser cada día mejores.

¡Hasta la próxima vez!

TAGS: , , , , , , , ,