Monitor Nacional
Cuauhtémoc Blanco
Portada | Adrián Maravilla
7 de marzo de 2016 - 11:17 am
cuauh-mn
Cuauhtémoc demostró que sigue pensado más rápido que muchos futbolistas, incluso de la actualidad

El americanismo tuvo fiesta el fin de semana, su más reciente (porque no el último) ídolo, regresó para decir adiós. Cuauhtémoc Blanco, retirado con el Puebla y cuyo último juego fue contra Chivas en la Copa MX, regresó este sábado al mítico Estadio Azteca con el equipo que lo vio nacer.

De Tepito para el mundo. El chico que causó furor y polémica desde el principio de su carrera, jugó el sábado pasado contra Morelia en un partido oficial de la Liga MX portando el número 100. Blanco inició el partido y de inmediato comenzó a hacer jugaditas de lujo, jugadas que coloquialmente se conocen como: “de barrio”. Al minuto 8 “El Cuau” levantó a todos de su asiento al recortar a dos defensas, aguantó una barrida de un tercero y sacó un disparo de fuera del área, como en los viejos tiempos. El balón pegó en el travesaño y rebotó fuera de la línea de gol, cerca se quedó el héroe de multitudes, de conseguir la cereza del pastel.

Pero Blanco, como en su carrera, quería más. Zamorano y Erpen fueron víctimas de la última “cuauteminha” hecha por el ídolo americanista. Un taconazo para asistir a Andrade y una que otra jugadita “de barrio” para llegar al final.

El último acto tenía sus últimos segundos. Al minuto 36 Cuauhtémoc Blanco sale del campo de juego dejando su lugar a Darwin Quintero. El Estadio Azteca volvió a corear el nombre del ídolo que nunca se fue. Su merecido homenaje-despedida finalmente llegó. ¡Temo, Temo! Era el griterío de la afición.

El sábado vimos a uno de los cerebros más rápidos que nos ha dado el fútbol mexicano, si bien en el deporte lo primero que se van son las piernas y esas nunca regresas, Cuauhtémoc demostró que sigue pensado más rápido que muchos futbolistas, incluso de la actualidad. Él está a 5 jugadas de distancia. Cuando el defensa va, él ya viene de regreso.

Como Cuau, hay uno por mil ordinarios. Si Sambueza, actual capitán azulcrema, quiere ser uno de los históricos de América, debe hacer algo asombroso, alguna gesta histórica. Aún tiene tiempo. Una de esas finales agónicas donde pueda definir un campeonato, lo está esperando. ¿¡Sambu, Sambu!? ¡Ojalá!… Por lo pronto, ¡Adiós Cuauhtémoc Blanco!

TAGS: , ,