De buscar un “Hombre Nuevo” Caímos en “Un Mundo Feliz”

El siglo XX se caracterizó por el auge de pensamientos críticos utópicos y distópicos hacia la sociedad y esta vez haré referencia al Che Guevara, filósofo del pensamiento político latinoamericano utópico, mediante su obra “El socialismo y el hombre nuevo”, y Aldous Huxley escritor y filósofo de la corriente literaria distopía pura mediante su obra “Un mundo feliz”.

Rápido, utopía es un proyecto, deseo o plan ideal, atrayente y beneficioso, para la sociedad, que es muy improbable que suceda o que en el momento de su formulación es irrealizable y distopía es una sociedad ficticia indeseable en sí misma.

Hago énfasis al término “Hombre nuevo” porque este fue el concepto que quería el Cmte. Che Guevara se hiciera realidad, y se preguntarpán qué era el famoso  “hombre nuevo” u “hombre del siglo XXI”. Se puede definir como el ser humano que hará trabajo voluntario (actividades que ayudaran al crecimiento de la nación) además de que debe tener ciertas características las cuales son ser humanitario, internacionalista, solidario, fraterno y que políticamente sea socialista y antiimperialista.

En mi opinión, en estas ya casi dos décadas del siglo XXI veo muy lejano que llegue a existir ese “hombre nuevo” que tanto añoraba el Che, simplemente porque la raza humana ha fracasado con dicha evolución y pero, ha retrocedido a un estado “salvaje” y se puede comprobar a diario por acciones dolosas como el homicidio, el feminicidio, y por actitudes meramente rancias como el individualismo, el nacionalismo, el racismo, el terrorismo, la xenofobia, sin olvidar los actos bélicos que suceden en distintas partes del mundo por la geopolítica.

En mi entender a lo que nos estamos acercando es a ciertos aspectos de la famosa obra de Huxley “Un mundo feliz”, el título original de esta obra es “Brave New World”- el cual se traduce como “Nuevo mundo salvaje”-, donde este hace referencia a que el ser humano vive en “sociedad” y ya no es “individualista”, pero hay un pequeño detalle la población es controlada por un pequeño grupo de personas poderosas (actualmente pasa esto en el mundo de la clase elite donde están incluidos empresarios, economistas, científicos), las cuales hacen experimentos con la raza humana en un centro de incubación y acondicionamiento (desarrollo en tecnología reproductiva) que se localiza en Londres [poco a poco la ciencia ha ido creciendo en esta rama, la utopía sigue siendo la clonación, en esta obra literaria la clonación es fundamental para la creación de la sociedad],

También encontramos un método de aprendizaje a través de los sueños llamado “hipnopedia” el cual está basado según la clase de humano a educar, después de esa etapa los humanos son clasificados en varias clases, las cuales son “alfas” los cuales son los líderes, “betas” son los subordinados, y las clases bajas son “gammas”, “deltas” y “épsilons” que se caracterizan por su pobre nivel mental, físico e intelectual;

[Por lo tanto volvemos a ver esa división que originó “la lucha de clases” que tanto nos ha afectado a través de nuestra historia y es explicada por el materialismo histórico].

Aquí ya no existen conflictos bélicos o “luchas de clases” por la famosa “hipnopedia”, además que los gobiernos promueven la distribución masiva de entretenimiento, que pacifica a las personas y distrae la atención de los asuntos públicos que se lleven a cabo. Por lo tanto el entretenimiento anula cualquier tipo de conocimiento verdadero (cultura, arte, filosofía, etc.); pero cuando alguien se siente inferior o no se siente ubicado en la sociedad lo que hace es consumir una droga llamada “soma” que relativamente lo hace feliz.

[Actualmente esto lo lleva a cabo la sociedad que no se identifica y que no controla sus sentimientos mediante el consumo de drogas naturales y sintéticas que producen los famosos “viajes astrales” y podemos agregar que la tecnología puede ser una droga ya que cuando estamos en una PC o un celular empezamos a  interactuar en las famosas “Redes Sociales”].

La moraleja sería con una propia frase de Aldous Huxley:

“Quizá la más grande lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia”.

Obras analizadas: “El Socialismo y el Hombre Nuevo” y “Un Mundo Feliz”