Monitor Nacional
De Líbano a Camerún pasando por Europa y llegando al intervencionismo galo
Construir el conocimiento | Gabriel Quezada
24 de noviembre de 2015 - 10:40 am
intervencionismo-MN
Es importante que los gobiernos de tradición pacifista como el mexicano, hagan pronunciamientos de condena a todos los atentados y sean cooperativos

Con un saldo de 44 víctimas mortales según la Cruz Roja y 239 heridos de acuerdo con el Ministerio de sanidad libanés, el país de los cedros, fue blanco de dos estallidos perpetrados por Daesh. El sitio donde ocurrió el doble atentado fue el centro comercial del barrio Burj al Barajne. Dicho acto fue el 12 de noviembre del año en curso, unos pocos días antes de la conmemoración de la independencia de Líbano respecto de Francia, la cual se celebra cada 22 de noviembre e inició desde 1943, por lo que para este 2015, cumplió 72 años.

La reacción de los medios de comunicación fue informar sobre el evento como un atentado más que involucra a Daesh, en su afán por establecer su califato en Medio Oriente, con todas las implicaciones extremistas y supuestamente religiosas que aparentemente se basan en la práctica del Islam. Pero un día después, fue relegado, debido a los ataques en París, que fueron ampliamente difundidos por medios de comunicación occidentales, de los cuales algunos enfatizaron que como dijo el presidente Obama, “son un ataque a la humanidad”.

Las reacciones también estuvieron presentes por varios días en las redes sociales, en particular, Facebook, que permitió poner la bandera francesa en la foto de perfil como muestra de solidaridad con los familiares de las víctimas, algo que generó el reclamo de analistas que consideraron como discriminatorio hacer eso con los franceses y no con los libaneses, así que más tarde fue posible hacer lo mismo pero ahora con la bandera de Líbano.

En los siguientes días hubo atentados en Nigeria, Mali y Camerún, mientras los medios seguían informando enfáticamente sobre el atentado en Francia. Incluso analistas de universidades de prestigio donde se hacen investigaciones muy críticas de las informaciones que se difunden en medios de comunicación occidentales, fueron invitados a espacios informativos para explicar las implicaciones del atentado en Francia. Lo cual no se repitió para los otros casos similares en África y Medio Oriente.

Y es que encima de que por ejemplo, Líbano sufrió del colonialismo de Francia, ahora se tendió a poner a dicho país europeo como el centro de atención debido a su capacidad de incidencia en términos de hard power y no en función de la igualdad jurídica de los estados en el sistema internacional. Y es que sí debió hacerse difusión al respecto y expresar solidaridad con el pueblo francés pero en la misma medida debió ser para el pueblo libanés, nigeriano, maliense y camerunés.

Pero las implicaciones son aterradoras, ya que sirven de pretexto para que el país galo ataque Siria, lugar donde se asienta Daesh y ello genere no solo víctimas que forman parte de quienes atacaron a Francia, sino civiles desarmados que siempre pagan las consecuencias de quienes irracionalmente detentan el poder y lo ejercen generando un círculo vicioso de violencia.

Aunado a lo anterior, en diversos medios de comunicación como las redes sociales, se generó una ola de manifestaciones contra el Islam, los musulmanes y en particular, contra los sirios. Sin embargo, aunque hipócrita, Hollande, el presidente francés pidió que no se estigmatizara a los musulmanes.

Pero las mayorías en los países de Occidente tienen a estaciones de difusión tendenciosas que hacen lo contrario a lo que pidió el presidente galo, lo cual no ayuda a que haya una comprensión de los ataques perpetrados en varios países por Daesh, sino una idea errónea de lo que son los demás musulmanes y en particular, los sirios.

Así que ahora seguirá el intervencionismo galo en Siria, país que por cierto, alcanzó su independencia de Francia el 1º de septiembre de 1918. Ya que además de lidiar con una Guerra Civil alimentada por las armas y por ende, la militarización de Occidente, tendrá que ver nuevamente el derramamiento de sangre de civiles que no han podido salir a formar parte de la larga lista de refugiados que intentan entrar al viejo continente que los colonizó y ahora los desestabiliza.

Por su parte, Líbano, además de también haber lidiado con el dominio francés, la intervención israelí y ahora ser blanco de Daesh por su rivalidad con Hezbollah que yace en su territorio, deberá seguir atento a otras posibles amenazas a su seguridad nacional por la intervención europea en Siria que alimenta la violencia con el armamento que proporciona a los extremistas de Daesh.

Pero la historia no termina en eso, ya que en África también hay provisiones de armas con las cuales se han logrado generar desestabilizaciones y que tengan herramientas de ataque grupos radicales como Boko Haram y Al Qaeda (que se adjudicó el atentado en Mali). Siempre con la marca europea que tiene intereses dentro de ese continente y en la región de Medio Oriente.

Así las cosas, lo que se puede resumir de este conjunto de atentados, sin que sea concluyente es que, son fenómenos que están íntimamente vinculados con el tráfico ilícito de armas en el mundo, obedecen a intereses de países europeos por recursos (como en el caso de Medio Oriente con el petróleo), generan un pretexto para que intervengan fuerzas armadas y sigan generando riqueza al comercio de armas tanto para el legalizado que ellos representan, como para el ilegal que lo componen grupos radicales; asimismo, hacen que haya un sometimiento de gobiernos de países afectados a las políticas de países europeos y quienes pagan las consecuencias de las intervenciones son los pueblos de países desestabilizados que se ven expuestos a violaciones de sus derechos humanos, por falta de acceso a recursos elementales, la cual es derivada de daños en la infraestructura (sanitaria, educativa, carretera, aeroportuaria, etcétera), los cuales ponen también en riesgo la integridad física de las poblaciones.

Por todo lo anterior, es importante que los gobiernos de tradición pacifista como el mexicano, hagan pronunciamientos de condena a todos los atentados y sean cooperativos para socavar los daños que generan grupos radicales contra civiles desprotegidos y busquen la concreción de la paz.

TAGS: , , ,