De señales a palabras

Hace unos cuantos días se dio a conocer a través de las redes sociales la presentación del prototipo de un producto que causó gran admiración por parte del público mexicano incluso el que reside en el exterior.

Se trata de un guante con sensores en los dedos que es capaz de traducir el lenguaje de la comunidad sordomuda a texto y audio, su desarrollador el Ingeniero Mexicano José Manuel Lira Ávalos egresado de la carrera de Ing. Mecatrónica de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería Campus Zacatecas (UPIIZ) del IPN, es a quien se le ha reconocido como el inventor de tan maravilloso producto, esto a través de numerosos artículos periodísticos en diferentes sitios de Internet.

Screenshot_3

Sin embargo, también durante el mes de Abril, Navid Azodi y Thomas Pryor estudiantes del segundo año de la Universidad de Washington fueron ganadores del Premio del Estudiante Lemelson-MIT, el cual es otorgado a los estudiantes universitarios y graduados con mayor capacidad de invención a nivel nacional, esto por desarrollar “SignAloud⬝, los guantes capaces de traducir el lenguaje de signos americanos también en texto y audio.

“Nuestros guantes son de peso ligero, compacto y desgastado en las manos, pero lo suficientemente ergonómico para usar como un accesorio de uso cotidiano, de forma similar a las ayudas o lentes de contacto pero de la audición” dijo Pryor.

Screenshot_2

Los SignAloud constan de un par de guantes, cada uno contiene sensores de posición de registro a lo largo de la mano, cada movimiento envía datos de forma inalámbrica a través de Bluetooth a un ordenador central. El ordenador busca en los datos el gesto a través de varias regresiones estadísticas secuenciales, similar a una red neural. Si los datos coinciden con un gesto, a continuación, la palabra o frase asociada se habla a través de un altavoz.

No importa si ha sido desarrollado primero en Estados Unidos o en México, si se trata de un producto cuyo nombre ya es conocido o si tan sólo es un prototipo, el punto importante y que vale la pena destacar es que con esto se ha dado un gran paso hacia una mayor inclusión a las personas que carecen de la audición, ya que podrían comunicarse fácilmente incluso con aquellos que no conocen el lengua de señas o lengua de signos.

FUENTE: www.washington.edu