Monitor Nacional
“De simulador a perdedor”
Oídos Sordos | Eduardo Silvestre
3 de junio de 2015 - 10:09 am
Candidatos-MonitorNacional
¿Qué es lo que vale la pena: vivir el sueño de la realidad o el sueño de la simulación? Cada quien tendrá que escoger, el triunfador despertara y el perdedor dormirá, ESHM

Si bien es cierto, existen candidatos que han dado lo mejor de sí, en estas semanas electorales, donde de viva voz han recorrido kilómetros, cuadras, comunidades y municipios, conociendo las necesidades de la sociedad en general, y en su momento, si la confianza es otorgada en el pleno de la 63 legislatura en la cámara baja, las demandas sean escuchadas.

De aquí nada parece ir en mal, pero sin saberlo en el núcleo de sus trincheras electorales, duermen con el enemigo, porque se sabe que todo es permitido en esta batalla donde el más hábil o el mejor posicionado será el ganador, pero ahora bien que sucede cuando la traición proviene desde el interior de su equipo de campaña, y no hablo a la infinidad de escenarios posibles de una traición, si no a uno que es el más latente y más cruel de todos, claro está, desde mi muy forma de pensar.

La simulación política, es y será muerte en una contienda electoral, realmente cuantos pseudo líderes políticos de cualquier partido político, hablan con tener un numero razonable de personas que obedecen a sus interés y desde luego, que ellos mueven las voluntades de aconsejarles porque partido político y porque candidato han de salir a votar, a cambio de que se les dé una posición o algún consuelo económico por hacer esto posible y hacer que el candidato gane, esto pasa en todas las elecciones, y no hay porque espantarnos ni lanzar gritos en el cielo, lo perturbarte es la sorpresa que se llevan los candidatos , cuando la gente que se les prometió nunca llego o simplemente no voto, y se hace una tremenda derrota en la contienda.

Ahora empiezo a comprender a Emmanuel Lévinas, porque el mencionaba; “Que el comienzo del saber sólo es posible si se rompe el encantamiento y el equívoco permanente de un mundo en el que toda aparición es posible la simulación, en el que falta el comienzo”.

Porque este punto de vista tan trillado, la respuesta es que esto, estas prácticas ya se deben de tomar en serio y dejar a un lado la simulación por querer parecer líder cuando ni siquiera ganan sus secciones, empecemos por ahí, y lo dejo a consideración, todos los candidatos tienen la intención de ganar y buscaran desesperadamente hacerlo realidad. Porque por algo y por algún interés dejan sus empleos, o se separan de cargos que anteriormente presidian etc., entonces buscaran por todos los medios asociarse con los denominados simuladores políticos, para que les inyecten votos de vida a su aspiración, para unos tan lejana, y para otros tan cerca.

En un contexto más razonable y en un análisis profundo por extraño que parezca, las campañas políticas, traen consigo artes visuales donde se basa en la simulación. Se crean diferentes instancias dedicadas a las mismas funciones, se nombran comités inútiles, coordinadores y demás cosas extrañas fuera del cuarto de guerra y de una verdadera estrategia electoral, se diseñan protocolos imprecisos y se generan discursos que tratan de disimular la irresponsabilidad o la ilegalidad de la gestión. En síntesis, existe una estructura que aparenta un ordenamiento cuando, en realidad, lo que existe es una eficaz organización del desorden, la arbitrariedad y la discrecionalidad, que trae consigo desde el inicio una derrota electoral.

Esto es un aspecto más, que da como consecuencia de una campaña simulada, aunado a la desconfianza en las autoridades electorales, la crisis institucional, y la crisis de representatividad en el interior de la mayoría de los partidos políticos.

Las preguntas abiertas que van dirigidas a los actores de esta contienda son: ¿Cuántas veces, tuvieron que acarrear gente a un evento?, ¿Cuánta gente en sus brigadas eran llevadas por voluntad o por compromiso? Y la más importante ¿cuantos seudo líderes que dicen tener gente están alrededor de usted?

Si por lo menos, respondieron a las 3 preguntas, y la respuesta no fue la esperada, lo que se prevé en este pequeño análisis, que su triunfo no llegara en este 2015.

Por ello, cito al Dr. Cesar Camacho Quiroz, Presidente del Comité Ejecutivo Nacional DEL PRI, donde el menciona que ““La gente merece tiempos mejores, por ello demanda cambio, no sólo discursiva, sino efectiva; la sociedad, merece candidatos con acciones reales, no simulaciones de quienes a menudo se sirven de la política”

Por ello, la simulación no siempre llega de afuera, si no desde el núcleo de la misma casa de campaña, porque, la organización de estas, están asociadas a un esquema jerárquico, donde las posiciones son otorgadas a partir de un criterio político y de lealtad, de tal manera que las acciones de operación y comunicación entran en una lógica de rencillas y confrontaciones de los diferentes actores al interior de los equipos de campaña, dando como resultado la simulación en las acciones estratégicas y esto ocurre porque la mayoría de veces para no decir siempre, los cargos de mayor responsabilidad son asignados a personas ajenas a toda actividad política, sin experiencia alguna en campañas electorales, para simplificar esta idea, el candidato o el partido determinan quiénes son los responsables de cada área de campaña con base en las presiones políticas y no en las capacidades reales de los elegidos. En algunos casos, la familia o los padrinos del actor, envían a personas de su confianza a coordinar la campaña de los candidatos de su partido, sin tener conocimiento o experiencia alguna.

Y esto, por no decir que rara vez se diseña la campaña con base en una investigación apropiada que es el fundamento de toda estrategia, y a veces las personas que no saben nada de política, sin ofender, como es el caso de abogados, médicos, psicólogos, veterinarios, contadores, ingenieros, químicos, arquitectos y así en infinidad de carreras, son estos, los encargados de formular dichas estrategias, por ello pierden, ellos serán buenos y los mejores en su rama, pero para eso señores se tienen que acercar a los politólogos que son los especialistas en estas ramas, que son los profesionales natos que en verdad aseguraran el triunfo electoral, porque, ellos plantean escenarios y prospectiva política, cosa que en otras carreras no hay, solo se basan en procedimientos, mientras que la ciencia política estudia, práctica y determina los factores que no se ven pero están, y no cualquiera los puede ver, para eso mis colegas, se quemaron las pestañas. Como dice el dicho, zapatero a su zapato.

Para concluir.

La simulación en política es algo que se vive todos los días, pero es tiempo de que este factor cambie y nos metamos en el ámbito de la profesionalidad y especialización, si no me cree, los perdedores de esta contienda, serán aquellos que lleven en su estrategia y en su caminar, algo de lo ya comentado, los ganadores serán aquellos, que desde el primer día se rodearon de gente lista, profesional y trabajadora que dieron lo mejor de sí en cada comunidad, barrio y sección, sin duda alguna es tiempo de los politólogos en acción. La pregunta que dejo abierta, que pasaría si un politólogo fuera candidato, yo creo, que sería ganador desde el primer día de campaña, nos saludamos la próxima semana

DESPERTEMOS AL CAMBIO, ES TIEMPO DE ACTUAR.

TAGS: , , , ,